Imprimir

Ecuador - Derechos humanos

Como se mencionó anteriormente, la Constitución de la República del Ecuador dedica un articulado especial a la movilidad humana en el capítulo tercero sobre los derechos de las personas y grupos de atención prioritaria. 

Ecuador propugna el principio de ciudadanía universal, la libre movilidad de todos los habitantes del planeta y el progresivo fin de la condición de extranjero como elemento transformador de las relaciones desiguales entre los países, especialmente norte-sur. 

El Artículo 40 de la Constitución establece que “Se reconoce a las personas el derecho a migrar. No se identificará ni se considerará a ningún ser humano como ilegal por su condición migratoria”.

Por su parte, el Artículo 41 indica que  “Se reconocen los derechos de asilo y refugio, de acuerdo con la ley y los instrumentos internacionales de derechos humanos. Las personas que se encuentren en condición de asilo o refugio gozarán de protección especial que garantice el pleno ejercicio de sus derechos. El Estado respetará y garantizará el principio de no devolución, además de la asistencia humanitaria y jurídica de emergencia.”

Asimismo, exige el respeto de los derechos humanos, en particular de los derechos de las personas migrantes, propiciando su pleno ejercicio mediante el cumplimiento de las obligaciones asumidas con la suscripción de instrumentos internacionales de derechos humanos. 

La Constitución, en su Artículo 11 inciso 2, establece: “Todas las personas son iguales y gozarán de los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nadie podrá ser discriminado por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, identidad cultural, estado civil, idioma, religión, ideología, filiación política, pasado judicial, condición socio-económica, condición migratoria, orientación sexual, estado de salud, portar VIH, discapacidad, diferencia física; ni por cualquier otra distinción, personal o colectiva, temporal o permanente, que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos. La ley sancionará toda forma de discriminación”.

El Estado ecuatoriano proclama los Derechos de libertad relacionados con la movilidad humana, fundando una igualdad formal y material y no discriminación, promoviendo el derecho a transitar libremente por su  territorio, el derecho a escoger su residencia, y a la libre entrada y salida del país según las regulaciones establecidas mediante ley. También se ha comprometido a trabajar en la promoción de medidas de prevención y erradicación de la trata de personas, de la protección y reinserción social de las víctimas de la trata,  y otras formas de violación de la libertad.

De conformidad con lo establecido en la Constitución y la Ley de Extranjería, los extranjeros tienen los mismos derechos que los ecuatorianos con excepción de ciertas limitaciones establecidas por ley como es la adopción de algunas medidas que impiden que los extranjeros que residan en el país, participen en actividades políticas o bélicas que inicien o fomenten guerras civiles o conflictos internacionales.