Imprimir

El Salvador - Regulación de entrada y estadía de migrantes

El control migratorio en el Salvador está a cargo del Ministerio del Interior, y comprende la organización y coordinación de los servicios relativos a la entrada y salida de nacionales y extranjeros del territorio de la República mediante el examen y calificación de documentos; también estudia los problemas que este movimiento origina, y se preocupa de la vigilancia del cumplimiento de las disposiciones legales respecto a la permanencia y actividades de los extranjeros en el país.

De acuerdo con la Ley de Migración, existen diferentes calidades migratorias: turistas; residentes temporales; y residentes definitivos. 

Cualquier extranjero puede obtener la categoría de residente temporal o residente definitivo; exceptuando aquéllos que tengan una enfermedad contagiosa, profesen ideas contrarias a la democracia, pongan en peligro la tranquilidad o la seguridad del Estado o representen un peligro para el interés público.

Turistas: son aquellos que ingresan al país con fines recreativos, de salud, familiar, religioso, deportivo, cultural y otros semejantes; o entran como personas en tránsito y permanecen en el territorio nacional por más de 48 horas, hasta 90 días, o por otro periodo igual; pero no pueden trabajar.

Residentes temporales: los extranjeros que desean ingresar a El Salvador bajo esta categoría deben acreditar su autorización mediante visado expedido por el Cónsul de El Salvador en el lugar de su procedencia o del más inmediato, previa autorización del Ministerio del Interior. Bajo esta categoría se puede ingresar al país hasta por un año para dedicarse a alguna actividad científica, cultural o deportiva, trabajar como técnico u obrero especializado, o ejercer cualquier otra actividad temporal. Esta categoría aplica también a personas que ingresan a la República para proteger su libertad y su vida de persecuciones políticas. En este caso estarán sujetos a las prescripciones de las Convenciones Internacionales vigentes sobre la materia y a la regulación especial determinada por las autoridades nacionales.

Residentes definitivos: las personas que deseen ingresar al país en esta calidad, igual que en el caso de los temporales, deberán solicitar permiso al Ministerio del Interior a través del funcionario consular correspondiente o por medio de un representante legal o apoderado domiciliado en la República.

Los extranjeros que ingresan bajo esta categoría adquieren el derecho de permanecer en el país por tiempo indefinido, siempre y cuando comprueben que gozan de buena salud, que tienen antecedentes de moralidad y de aptitud para el trabajo -así como profesión, arte u oficio- o los recursos suficientes para establecerse en actividades financieras, industriales o comerciales lícitas. 

La Ley de Migración prevé que un extranjero podrá obtener la residencia definitiva si comprueba haber permanecido en el país por diez años anteriores a la promulgación de la ley, aunque no cumpla con los requisitos legales.  Se menciona que no se autorizará el ingreso de los residentes definitivos cuando las actividades que estos pretendan realizar en el país ocasionen desplazamiento o competencia a salvadoreños.