Imprimir

Canadá - Nacionalidad y ciudadanía

Los residentes temporales ingresan a Canadá para trabajar, estudiar, o por razones humanitarias.El programa de trabajador extranjero está diseñado para compensar necesidades específicas del mercado laboral.Facilita la entrada de trabajadores altamente especializados, al tiempo que el movimiento de trabajadores menos especializados se controla en forma más estricta.Canadá gestiona además un programa para estudiantes extranjeros (cuya capacidad de trabajar mientras estudian está claramente definida en la regulación).Además, los solicitantes de refugiados, una vez que se ha determinado que tienen razones fundamentadas para su solicitud, pueden obtener un permiso de trabajo genérico, el cual les permite trabajar en cualquier empleo, mientras se decide en cuanto a su solicitud.  

La jurisdicción acerca de la inmigración es una responsabilidad conjunta según lo dispuesto en el Artículo 95 de la Ley de Constitución de 1867, y con colaboración efectiva del gobierno de Canadá y las provincias y territorios 

El asentamiento y la integración efectivos de los nuevos inmigrantes es un objetivo importante de la Ley de inmigración y de protección de refugiados.La inmigración es fundamental para el desarrollo de la economía, la sociedad y la cultura de Canadá, y Canadá lucha por ser líder mundial en la maximización de sus beneficios.Para crear un país más poderoso, que beneficie tanto a los recién llegados como a los canadienses, Canadá es uno de los pocos países con un programa de inmigración gestionado, dirigido a los recién llegados, que finalmente se convertirán en ciudadanos con todos los derechos.

La adquisición de la ciudadanía es un paso importante en el proceso de integración de los recién llegados.La concesión de la ciudadanía a los solicitantes con derecho a ella les da a los recién llegados toda la gama de derechos y los alienta a cumplir con las responsabilidades de la ciudadanía.La adquisición de la ciudadanía también fomenta un mayor sentido de pertenencia a Canadá y permite a los recién llegados compartir un sentido más amplio de comunidad con todos los canadienses, al tiempo que se fomenta su total participación en todos los aspectos de la sociedad canadiense. 

Una nueva ley, que imponía modificaciones a la Ley de ciudadanía, entró en vigor el 17 de abril de 2009. La legislación de ciudadanía de Canadá otorga la ciudadanía a los nacidos en suelo canadiense y permite a los residentes permanentes mayores de 18 años solicitar la ciudadanía después de al menos tres años de residencia en los últimos 4 años antes de solicitarla (aunque también deben cumplir con otros criterios). Los hijos no necesitan cumplir con esta exigencia.La nueva ley otorga la ciudadanía canadiense a ciertas personas que la perdieron y a otras que son reconocidas como ciudadanas por primera vez.También protege el valor de la ciudadanía mediante la limitación de la ciudadanía por ascendencia a una generación fuera de Canadá.

De acuerdo con la sección 3 de la Ley de ciudadanía, una persona es ciudadana de Canadá si:

  • la persona nació en Canadá después del 14 de febrero de 1977;
  • la persona nació fuera de Canadá después del 14 de febrero de 1977 y en el momento de su nacimiento uno de sus progenitores, sin ser un padre o una madre adoptivos, era ciudadano:
  • se le ha otorgado a la persona, o ha adquirido la ciudadanía conforme al Artículo 5 u 11 y, en el caso de una persona que tiene catorce años de edad o más el día en que se le otorga la ciudadanía, ha prestado juramento de ciudadanía;
  • la persona era ciudadana inmediatamente antes del 15 de febrero de 1977;
  • la persona tenía derecho, inmediatamente antes del 15 de febrero de 1977, a convertirse en ciudadana según lo dispuesto en el párrafo 5(1)(b) de la antigua ley; 
  • antes de entrar en vigor estas regulaciones, la persona dejó de ser ciudadana 
  • la persona nació fuera de Canadá antes del 15 de febrero de 1977 de un progenitor que era ciurdadano en el momento del nacimiento y la persona, antes de entrar en vigor esta regulación, no se convirtió en ciudadana;
  • se le otorgó a la persona la ciudadanía según lo dispuesto en el Artículo 5, según constaba antes de entrar en vigor esta regulación, 
  • según una legislación previa, la persona había sido ciudadana. 

PÉRDIDA DE LA CIUDADANÍA

De acuerdo con el Artículo 7 de la Ley de ciudadanía, una persona que es ciudadana no dejará de serlo excepto si renuncia a la ciudadanía. Un ciudadano de Canadá puede, mediante la presentación de una solicitud, renunciar a su ciudadanía si: 

  1. es ciudadano de un país que no sea Canadá o, si su solicitud es aceptada, se hará ciudadano de un país que no sea Canadá;
  2. no es sujeto de una declaración del Gobernador en Consejo conforme al Artículo 20 de la Ley de ciudadanía;
  3. no es un menor;
  4. no está impedido de comprender la importancia de renunciar a la ciudadanía por razón de padecer la persona una discapacidad mental, y
  5. no reside en Canadá.

ELEGIBILIDAD

Para tener derecho a convertirse en ciudadano canadiense, una persona debe cumplir con los requisitos de todas las siguientes áreas: edad, estado de residencia permanente, tiempo que ha vivido en Canadá, dominio de idiomas, historial delictivo (prohibiciones) y conocimiento de Canadá.

  • Edad: debe tener al menos 18 años de edad para solicitar la ciudadanía canadiense. Para solicitar la ciudadanía de un menor de 18, se deben cumplir las siguientes condiciones: a) la persona que presenta la solicitud es el progenitor o tutor legal del menor; b) el menor es un residente permanente, pero no necesariamente debe haber vivido en Canadá durante tres años; y c) un progenitor ya es ciudadano canadiense o presenta una solicitud para convertirse en ciudadano al mismo tiempo. Esto también se aplica a padres adoptivos. 
  • Estado de residencia permanente: para convertirse en ciudadano canadiense, el solicitante debe tener estado de residencia permanente en Canadá, y dicho estado no debe estar en duda. Esto significa que el solicitante no debe estar sujeto a una investigación de inmigración, ser sujeto de un interrogatorio de inmigración o una orden de expulsión (una orden de funcionarios canadienses de abandonar Canadá).
  • Tiempo vivido en Canadá: para convertirse en ciudadano canadiense, un adulto debe haber vivido en Canadá durante al menos tres años (1.095 días) en los últimos cuatro años antes de presentar la solicitud. Los menores de 18 años de edad no necesitan cumplir con este requisito. El solicitante puede contar el tiempo vivido en Canadá antes de convertirse en residente permanente si ese tiempo está dentro del periodo de los cuatro años.
  • Dominio de idiomas: Canadá tiene dos idiomas oficiales; inglés y francés. El solicitante debe tener un conocimiento apropiado de uno de estos dos idiomas para poder convertirse en ciudadano canadiense.
  • La prueba de conocimiento de ciudadanía y la interacción con el personal de Ciudadanía e Inmigración de Canadá (Citizenship and Immigration Canada, CIC) serán utilizados para evaluar si el solicitante tiene una capacidad adecuada de comunicarse en inglés o francés. El personal de CIC observará su capacidad de comprender frases y preguntas básicas, y su capacidad de comunicar información básica o de responder preguntas. 
  • Historia delictiva: prohibiciones de convertirse en ciudadano: el solicitante no puede convertirse en ciudadano si ha sido condenado por un delito procesable (penal) o por un delito según la Ley de ciudadanía en los tres años previos a la solicitud; si el solicitante está actualmente acusado por un delito procesable o un delito según la Ley de ciudadanía; si el solicitante está en prisión, en libertad condicional, o con una orden de expulsión ordenada por funcionarios canadienses de abandonar Canadá; o si el solicitante está bajo investigación por, acusado de, o ha sido condenado por un crimen de guerra o un crimen contra la humanidad; o al solicitante se le ha quitado la ciudadanía canadiense en los últimos cinco años. 

Canadá fue el primer país del mundo en adoptar el multiculturalismo como una política oficial.La Política de multiculturalismo de 1971 de Canadá afirmó el valor y la dignidad de todos los ciudadanos canadienses independientemente de sus orígenes raciales o étnicos, su idioma o su afiliación religiosa, y además confirmó los derechos de los aborígenes y la disposición de los dos idiomas oficiales de Canadá.El gobierno de Canadá está comprometido con tenderle una mano a los canadienses y a los recién llegados y alienta a las comunidades étnicas y religiosas a participar ampliamente en la sociedad mediante la promoción de su nivel de integración social, cultural, económica y política. 

En particular, la Carta de derechos y libertades de Canadá (Charter of Rights and Freedoms), que fue consagrada en la constitución de Canadá en 1982, “limita la posibilidad de los gobiernos de aprobar leyes o tomar acciones que discriminen o infrinjan los derechos humanos”.La Carta articula los derechos y libertades específicos que se protegen.Como resultado de la Carta, los residentes permanentes de Canadá –que no tienen ciudadanía canadiense–, virtualmente poseen todos los derechos y las libertades de los ciudadanos, con algunas excepciones clave.Ser candidatos a la administración pública, votar y tener un empleo en el servicio público está restringido a los ciudadanos canadienses.