Imprimir

El efecto de los países de envío en los flujos de remesas

La situación económica de los países donde reside el migrante determina su capacidad de obtener empleo y generar ingresos, y como consecuencia, afecta el monto de remesas que puede enviar cada año. En este contexto, las tasas de empleo y desempleo, así como los salarios de los mi- grantes en los países de acogida, son indicadores que explican en gran medida la evolución de los envíos de remesas a la región.

Estados Unidos. Los datos del mercado laboral de Estados Unidos, fuente principal de las remesas que reciben los países de América Latina y el Caribe, muestran que luego de 2009, año de turbulen- cia en el que la tasa de empleo de los migrantes latinoamericanos cayó -3,7%, en 2010 dicha tasa creció solo 1,7%, resultando insuficiente para compensar los empleos perdidos el año anterior. Du- rante los primeros tres trimestres de 2011, el empleo de los trabajadores inmigrantes latinoame- ricanos mantuvo la tendencia positiva, creciendo a una tasa promedio del 1,3% con relación a los valores del año anterior. En el último trimestre de ese año, la tasa del empleo fue de 3,5%, dando fuerza a la recuperación de los flujos de remesas enviadas desde Estados Unidos.

(Gráfico 5: Empleo y fuerza laboral latinoamericana en Estados Unidos (2007-2011) )

En lo que respecta a la tasa de desempleo de los migrantes latinoamericanos en Estados Unidos, a partir del segundo semestre de 2009 su evolución mostró un comportamiento favorable. De hecho, durante 2011 el desempleo mostró tasas negativas del -7,4% en promedio. Cabe señalar que la fuerza de trabajo latinoamericana y del Caribe migrante presentó incrementos anuales reducidos desde 2009, y en 2011 aumentó en 0,6%, lo que contribuyó la reducción del desempleo entre los migrantes.

En general, las perspectivas laborales para los migrantes en Estados Unidos parecen favorables en 2012. De hecho, los datos del primer mes del año muestran un incremento anual de su nivel de empleo de 7% y una tasa de desempleo que continúa disminuyendo en -8%.

(Gráfico 6: Salario semanal promedio de trabajadores latinoamericanos y del Caribe en Estados Unidos (2001-2011) )

Adicionalmente, durante 2011 los salarios promedio semanales registraron un incremento del 2,43%, alcanzando los US$ 549 por semana, lo que contrasta con una caída en 2010 de -1%. Lo anterior, aunado a la mejoría del empleo (y descenso del desempleo), explican en gran medida el repunte que registró el flujo de remesas que recibió la región.

España. A pesar de la incertidumbre económica que atraviesan los países europeos, España se mantiene como la segunda fuente más importante de remesas enviadas a América Latina y el Caribe, particularmente para muchos países de Suramérica. En el caso de Bolivia, las remesas provenientes de España en 2011 incluso superaron las remesas provenientes de Estados Unidos.

España alberga a 12,8% de los migrantes de toda la región, especialmente los provenientes de los países andinos. Los hombres migrantes latinoamericanos y del Caribe trabajan principalmente en los sectores de la construcción (27,3%), servicios (54,1%) y en la industria (12%), mientras que las mujeres migrantes están empleadas casi exclusivamente en el sector de servicios (93,6%).

Al considerar la distribución sectorial del empleo de la población migrante de América Latina y el Caribe en España, resalta que el sector de la construcción español es el que se vio más fuertemen- te afectado desde 2008 por la crisis, registrando caídas anuales que se acentuaron a principios de 2009 llegando a -25.9%. Durante 2010, el incremento del empleo en dicho sector se entendió como señal de una posible estabilización. Sin embargo, en 2011 las tasas de caída fueron más fuertes a las del año precedente. Por su parte, el sector de servicios parece haber sido afectado en menor medida, ya que se reflejaron los efectos de la crisis a principios de 2009, y desde 2010, el creci- miento del empleo de este sector se ha mantenido en tasas cercanas a cero.

(Gráfico 7: Empleo en España por sector económico (2007-2011) )

Este comportamiento sectorial durante los últimos años reconfiguró el flujo migratorio de lati- noamericanos y caribeños hacia España, ya que se observaron tasas de crecimiento del saldo mi- gratorio predominantemente negativas durante 2011, con la excepción de los meses octubre y septiembre en los cuales dicho flujo presentó tasas de crecimiento positivas. Es decir, el número de migrantes que emigraron de España en el 2011 fue mayor al número de migrantes que inmi- graron al país, provocando una disminución en la población total de latinoamericanos en España de aproximadamente -1% a -2%.

(Gráfico 8: Saldo migratorio mensual (2009-2011) )

La actividad reducida en el sector construcción en España y, por consecuencia, la disminución en su demanda de empleo puede explicar la reducción neta del número de migrantes de género masculino a lo largo del año. Por otra parte, como reflejo de una cierta estabilización del sector de servicios, el número de mujeres migrantes residiendo en España se incrementó ligeramente, aun- que de forma insuficiente para compensar la caída de la población migrante masculina del país.

Por otra parte, los ingresos de los trabajadores en los sectores de construcción y de servicios muestran un estancamiento desde 2010. Esta tendencia, aunada a la caída en el empleo y la mi- gración explican en gran medida la reducción en las remesas enviadas a los países de Suramérica, y principalmente hacia los países andinos, para los cuales estos flujos representan casi un tercio del total de remesas recibidas.

(Gráfico 9: Salario en España por sector económico (2007-2011) )