Imprimir

Argentina - Marco normativo que regula la migración internacional

La Constitución Nacional Argentina establece los derechos y garantías que abarcan a todos los habitantes, incluyendo los no ciudadanos. En él se especifica la igualdad de todos ante la ley, inclu- yendo el acceso al empleo, a los impuestos no discriminatorios y cargos públicos.

Del mismo modo, los extranjeros tienen derecho a ejercer su actividad comercial, industrial, y su profesión; a poseer, comprar y disponer de los bienes; a navegar los ríos y costas; ejercer la liber- tad de culto, y contraer matrimonio conforme a la ley, sin la obligación de admitir la ciudadanía, ni a pagar contribuciones forzosas extraordinarias.

La actual regulación de la migración internacional en Argentina se basa en la Ley Migratoria Ar- gentina (Ley 25.871/2004). La ley establece los derechos y obligaciones de los extranjeros, especi- fica las condiciones de admisión y permanencia en el país, y también incorpora disposiciones sobre los nacionales en el extranjero. Las instrucciones y los reglamentos para la ejecución de la ley se publicaron en el Decreto 616/2010.

La Ley de Migración reafirma la igualdad de acceso de los migrantes a los servicios sociales, los bienes públicos, salud, educación, justicia, trabajo, empleo y seguridad social; establece el derecho a ser informado sobre los derechos y obligaciones; prevé la posibilidad de participar o ser con- sultados en las decisiones relacionadas con la vida y gestión de las comunidades en que residen; establece el derecho a la reagrupación familiar; garantiza el acceso a la educación y la salud, aun en situación migratoria irregular independientemente de la condición migratoria en la cual se en- cuentre el extranjero.

Regulación de entrada y estadía de migrantes

La ley establece tres categorías para la admisión de extranjeros en el país: a) residentes perma- nentes, b) residentes temporales, y c) residentes transitorios. Con excepciones, la autoridad podrá conceder una autorización de “residencia precaria”, que podrá ser revocable por la misma, si los motivos que se tuvieron en cuenta para su otorgamiento ya no son validos.

Se podrá autorizar la entrada al país de los extranjeros que no reúnan los requisitos establecidos en la ley y su reglamentación, cuando existan razones excepcionales: incluyendo las de índole hu- manitaria, interés público o cumplimiento de compromisos adquiridos por Argentina.

Tipos de residencia
Residencia permanente

Se considera residente permanente a todo extranjero que, con el propósito de establecerse definiti- vamente en Argentina, obtenga de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) una admisión en tal carácter. Asimismo, se considerarán residentes permanentes los inmigrantes parientes (cónyuge, hijos y padres) de ciudadanos argentinos, nativos o por opción. A los hijos de argentinos nativos o por opción que nacieren en el extranjero se les reconoce la condición de residentes permanentes.

Residencia temporal

Se consideran residentes temporarios todos aquellos extranjeros que hayan ingresado al territorio argentino bajo una de las siguientes subcategorías:

a) Trabajador migrante: al que ingrese para dedicarse al ejercicio de alguna actividad lícita, remu- nerada, con autorización para permanecer en el país por un máximo de tres (3) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples y con permiso para trabajar bajo relación de dependencia.

b) Rentista: quien solvente su estadía en Argentina con recursos propios traídos desde el exterior de las rentas que éstos produzcan o de cualquier otro ingreso lícito proveniente de fuentes exter- nas. Podrá concederse un término de residencia de hasta tres (3) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples.

c) Pensionado: quien perciba de un gobierno o de organismos internacionales o de empresas par- ticulares por servicios prestados en el exterior, una pensión cuyo monto le permita un ingreso pe- cuniario regular y permanente en Argentina. Podrá concederse un término de residencia de hasta tres (3) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples;

d) Inversionista: quien aporte sus propios bienes para realizar actividades de interés para el país. Podrá concederse un término de residencia de hasta tres (3) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples;

e) Científicos y personal especializado: quienes se dediquen a actividades científicas, de investiga- ción, técnicas, o de asesoría, contratados por entidades públicas o privadas para efectuar trabajos de su especialidad. Podrá concederse un término de residencia de hasta tres (3) años, prorroga- bles, con entradas y salidas múltiples;

f) Deportistas y artistas: contratados en razón de su especialidad por personas físicas o jurídicas que desarrollan actividades en Argentina. Podrá concederse un término de residencia de hasta tres (3) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples;

g) Religiosos de cultos reconocidos oficialmente: con personería jurídica expedida por el Ministe- rio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, que ingresen al territorio argentino para desarrollar en forma exclusiva actividades propias de su culto. Podrá concederse un término de residencia de hasta tres (3) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples.

h) Pacientes bajo tratamientos médicos: para atender problemas de salud en establecimientos sanitarios públicos o privados, con autorización para permanecer en Argentina por un año, pro- rrogable, con entradas y salidas múltiples. En caso de personas menores de edad, discapacitados o enfermos que por la importancia de su patología debieran permanecer con acompañantes, esta autorización se hará extensiva a los familiares directos, representante legal o curador.

i) Académicos: para quienes ingresen a Argentina en virtud de acuerdos académicos celebrados entre instituciones de educación superior en áreas especializadas, bajo la responsabilidad del cen- tro superior contratante. Su vigencia será por el término de hasta un (1) año, prorrogable por idén- tico período cada uno, con autorización de entradas y salidas múltiples.

j) Estudiantes: quienes ingresen al país para cursar estudios secundarios, terciarios, universita- rios o especializados reconocidos, como alumnos regulares en establecimientos educativos públi- cos o privados reconocidos oficialmente, con autorización para permanecer en el país por dos (2) años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples. El interesado deberá demostrar la inscrip- ción en la institución educativa en la que cursará sus estudios y, para las sucesivas renovaciones, certificación de su condición de estudiante regular.

k) Asilados y refugiados: aquellos que fueren reconocidos como refugiados o asilados se les con- cederá autorización para residir en Argentina por el término de dos (2) años, prorrogables cuantas veces la autoridad de aplicación en materia de asilo y refugio lo estime necesario, atendiendo a las circunstancias que determine la legislación vigente en la materia.

l) Nacionalidad: ciudadanos nativos de Estados miembros del MERCOSUR, Chile y Bolivia1, con autorización para permanecer en el país por dos (2) años, prorrogables con entradas y salidas múltiples.

m) Razones humanitarias: extranjeros que invoquen razones humanitarias que justifiquen a juicio de la Dirección Nacional de Migraciones un tratamiento especial.

n) Especiales: quienes ingresen al país por razones no contempladas en los incisos anteriores y que sean consideradas de interés por el Ministerio del Interior y el Ministerio de Relaciones Exte- riores, Comercio Internacional y Culto.

Residencia transitoria

Ingresan bajo esta categoría los extranjeros en calidad de 1) turistas, 2) pasajeros en tránsito, 3) pasajeros en tránsito vecinal fronterizo, 4) tripulantes del transporte internacional, 5) trabajadores migrantes estacionales, 6) académicos, 7) pacientes que reciban tratamiento médico y 8) aquellos que invoquen razones que justifiquen a juicio de la Dirección Nacional de Migraciones un trata- miento especial.

Adquisición de la nacionalidad

Las normas que regulan la adquisición de la nacionalidad son la Constitución Nacional Argentina, la Ley 346 Ciudadanía y Naturalización (con las modificaciones introducidas por las Leyes: 16.801, 20.835, 24.533 y 24.951) y el Decreto 1601/2004 Ciudadanía Argentina.
Los siguientes son los medios por los cuales puede ser adquirida la nacionalidad argentina, y las personas o situaciones comprendidas en cada método de adquisición:

Nacimiento

n Todos los argentinos nacidos o que vayan a nacer en el territorio de la república.

n Los hijos de argentinos nativos que habiendo nacido en país extranjero optasen por la ciudadanía de origen.

n Los nacidos en las legaciones y buques de guerra de la república.

n Los nacidos en las repúblicas que formaron parte de las provincias unidas del Río de la Plata antes de la emancipación de aquellas y que hayan residido en el territorio de la na- ción manifestando su voluntad de ser argentino.

Naturalización

n Los extranjeros mayores de dieciocho años que residieren en la República dos años conti- nuos y manifiesten ante los jueces federales de sección su voluntad de serlo.

n Los extranjeros que acrediten ante dichos jueces haber prestado, cualquiera que sea el tiempo de residencia, algunos de los servicios siguientes:

• Haber desempeñado con honradez empleos de la Nación, o de las provincias dentro o fuera de la república.

• Haber servido en el ejército, en la naval, o haber asistido a una función de guerra en defensa de la Nación.

• Haber establecido en el país una nueva industria o introducido una invención útil.

• Ser empresario o constructor de ferrocarriles en cualquiera de las provincias.
• Hallarse formando parte de las colonias establecidas o que en adelante se establezcan.

• Habitar o poblar territorios nacionales en las líneas actuales de frontera o fuera de ellas.

• Tener cónyuge o hijo argentino nativo en cualquiera de las provincias.

• Ejercer en ellas el profesorado en cualquiera de las ramas de la educación o de la industria.

Por opción

Los hijos de argentinos nativos que habiendo nacido en país extranjero optasen por la ciudadanía de origen de uno o ambos padres. Los representes no deberán tener ningún registro criminal.

Regularización migratoria

Una de los mayores cambios que consagra la nueva Ley de Migraciones es la posibilidad de la regularización de los inmigrantes en situación irregular. La nueva ley introdujo el criterio de la na- cionalidad MERCOSUR (Artículo 23 Inc. L Ley 25871, 2004) para la admisión de extranjeros que son nacionales de cualquier Estado Miembro o Asociado al MERCOSUR (Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela). En este espíritu, la nueva ley vigente incluye una serie de normas con el objetivo de regularizar el estatus de personas de nacionalidad MERCO- SUR que residan en Argentina de manera irregular.

Siguiendo la misma línea, el programa de regularización de la situación migratoria de ciudadanos nativos de países fuera de la órbita del MERCOSUR y sus Estados Asociados fue diseñado para las personas que residían en el territorio nacional argentino el 30 de junio de 2004. Esta medida favoreció a un gran número de solicitudes de regularización migratoria de ciudadanos asiáticos (MILEX, 2011). Durante este periodo, Argentina suspendió las medidas de expulsión para extranje- ros elegibles a la regularización.

La regularización migratoria de los extranjeros nativos de los Estados Miembros del MERCOSUR y sus Estados Asociados se conoció como Programa “Patria Grande – programa MERCOSUR.” Bajo este programa, el solicitante obtenía un certificado de residencia precaria con la sola presentación del documento de identidad de su país de origen y una declaración jurada con el que podía trabajar legalmente (además de estudiar, entrar y salir del país cuando quiera, etc.). En una segunda etapa acreditando carencia de antecedentes penales se tramitaba la residencia temporal por dos años con la posibilidad de luego convertirse en permanente. El Programa Patria Grande tiene vocación de continuidad, al plasmarse en la nueva ley de migraciones, convirtiéndose en un programa per- manente que se mantendrá en efecto para los nacionales del MERCOSUR y sus Estados Asociados que se encuentren en territorio argentino y para aquellos que ingresen en el futuro como parte de los avances en movilidad de personas en el proceso de integración regional del MERCOSUR (Ro- dríguez, 2006).

Refugiados

En noviembre de 2006, Argentina adoptó la primera Ley de Refugiados, Ley Nº 26.165, titulada Ley General de Reconocimiento y Protección al Refugiado.

Esta nueva ley incorpora los principios y estándares más elevados en materia de protección in- ternacional reconocidos por la comunidad internacional, con arreglo a los principios de no devo- lución, incluyendo la prohibición de rechazo en frontera, la no discriminación, la no sanción por ingreso ilegal, la unidad de la familia, confidencialidad, trato e interpretación más favorable a la persona humana o principio pro homine. El reconocimiento de la condición de refugiado se aplica tanto al refugiado reconocido como al solicitante de dicho reconocimiento.