Imprimir

Bolivia - Marco normativo que regula la migración internacional

El marco normativo principal en materia de migración en Bolivia es La Constitución Política del Estado de Bolivia y el Decreto Supremo No 24423 “Régimen Legal Migratorio” o “Ley de Migración” (29 Noviembre de 1996).

Regulación de entrada y estadía de migrantes

Se reconocen tres clases de inmigración en Bolivia; a) Inmigración Espontánea, b) Inmigración Planificada, c) Inmigración Selectiva.

Inmigración Espontánea es la que se da por el ingreso al país de extranjeros que vienen por su propia iniciativa y a sus expensas.

Inmigración Planificada es la orientada por el Estado, directamente o a través de agentes gubernamentales en el extranjero o mediante la intervención de agentes extranjeros u organismos internacionales, gobiernos extranjeros o entidades internacionales no gubernamental, interesada en programas migratorios.

Inmigración Selectiva es la que procura el asentamiento de inversionistas, profesionales, técnicos industriales o agropecuarios y mano de obra calificada.

Visas

Además de las visas de turista y de tránsito existen cinco tipos de visas de entrada:

n Diplomático y Oficial: Las visas diplomática y oficial son otorgadas a aquellos extranjeros portadores de pasaporte diplomático u oficial a cargo del Ministerio de Relaciones Exterio- res de Bolivia. Son beneficiarios de la visa de cortesía, los funcionarios de Estado alto nivel, los de organismos internacionales, las personalidades culturales y religiosas.

n De objeto determinado: La visa de objeto determinado, es la autorización que se otorga al extranjero que acredite el objetivo que persigue con el ingreso a territorio nacional o contratos de trabajo, de actuación cultural, artísticos o deportivos en su caso. Tiene una validez según la actividad que se pretenda seguir y hasta 30 días prorrogables hasta dos veces por un plazo igual por disposición de la Autoridad Migratoria.

n De estudiante: La visa de estudiante permite en forma provisional la permanencia tempo- raria de 60 días, la misma que podrá ser ampliada hasta un año, previa la comprobación de su inscripción en la Institución Educacional correspondiente. Podrá ser renovada por igua- les períodos hasta la finalización de los estudios, previa comprobación, en cada renovación, de la calidad de estudiante (a través de certificados de estudios y de notas), de solvencia económica, del registro domiciliario actualizado y de salud mediante certificado médico.

n Múltiple: La visa múltiple es la autorización para el ingreso constante al país, que se con- cede a ciudadanos extranjeros que debido a sus actividades empresariales suficientemen- te justificadas, tengan necesidad de ingresar frecuentemente a territorio boliviano. La visa múltiple tendrá una duración de cinco años.

n Cortesía: otorgada a altos funcionarios de Estado, de organismos internacionales, perso- nalidades culturales y religiosas.

Permanencias

Tres clases de permanencia: a) Temporal, b) Radicatoria y c) Asilado o refugiado.

Permanencia temporal

La permanencia temporal comprende una autorización para permanecer en el país hasta un máxi- mo de dos años, renovables. Podrá ser concedida a los extranjeros que habiendo ingresado legalmente al territorio nacional así lo soliciten y puede ser ampliada al cónyuge e hijos del beneficiado.

Radicatoria (o residencia permanente)

La radicatoria es la autorización que se concede a un extranjero para permanecer en el país en forma indefinida. Podrá ser ampliada al cónyuge e hijos del beneficiario. Pueden beneficiarse de la Radicatoria las siguientes personas:

n Los extranjeros que demuestren poseer bienes inmuebles o inversiones estables en el país y los profesionales técnicos que desarrollen por su cuenta actividades de interés para la comunidad y se hayan establecido en el territorio nacional e integrado en la sociedad boliviana

n Los que hubieran obtenido diploma académico en alguna universidad boliviana o título bo- liviano en provisión nacional

n Los jubilados, rentistas o pensionistas que perciban ingresos del exterior en montos que sean suficientes para su subsistencia y la de sus familiares inmediatos y que ingresen a territorio boliviano con el propósito de fijar en él su residencia definitiva.

n Los que tuvieran hijos bolivianos.

n Los inmigrantes comprendidos en las clases de inmigración descritas líneas arriba, 1) espontánea, 2) planificada y 3) selectiva.

n El cónyuge e hijos de los comprendidos de los arriba mencionados.

Permanencia de asilados y refugiados

Los extranjeros a quienes el Supremo Gobierno hubiera concedido el asilo político y aquellos a quienes a través de las organizaciones nacionales respectivas se les hubiera reconocido calidad de refugiados gozarán de una permanencia de un año, renovable por un lapso igual en forma indefini- da, hasta que desaparezcan las causas que motivaron el asilo o refugio. La residencia se otorga una vez que los refugiados y asilados se hayan registrado a través del Registro de Extranjeros.

Los extranjeros bajo las categorías de permanencia temporal, de asilado o refugiado y de radica- toria están facultados para trabajar por cuenta propia o ajena en Bolivia. Sin embargo deberán ob- tener un Carnet Laboral, que tiene una vigencia igual a la de la permanencia autorizada, debiendo ser necesariamente renovados a su vencimiento.

Adquisición de la nacionalidad

La nacionalidad boliviana se adquiere por nacimiento o por naturalización.

Adquisición de la nacionalidad por nacimiento

Son bolivianos de nacimiento las personas nacidas en el territorio boliviano, con excepción de las hijas y los hijos de personal extranjero en misión diplomática y las personas nacidas en el extran- jero, de madre boliviana o de padre boliviano.

Adquisición de la nacionalidad por naturalización

Podrán adquirir la nacionalidad boliviana por naturalización las extranjeras y los extranjeros 1) en situación legal, 2) con más de tres años de residencia ininterrumpida en el país bajo supervisión del Estado, y 3) que manifiesten expresamente su voluntad de obtener la nacionalidad boliviana.

El tiempo de residencia se reducirá a dos años en el caso de extranjeras y extranjeros que se en- cuentren en una de las situaciones siguientes:

n Que tengan cónyuge boliviana o boliviano, hijas bolivianas o hijos bolivianos o padres sus- titutos bolivianos. Las ciudadanas extranjeras o los ciudadanos extranjeros que adquieran la ciudadanía por matrimonio con ciudadanas bolivianas o ciudadanos bolivianos no la per- derán en caso de viudez o divorcio.

n Que presten el servicio militar en Bolivia a la edad requerida y de acuerdo con la ley.

n Que, por su servicio al país, obtengan la nacionalidad boliviana concedida por la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Dentro del contexto de la plurinacionalidad, también existe el derecho de que quienes pertenecen a las diversas naciones y pueblos indígena-originario-campesinos inscriban su identidad cultural junto a la ciudadanía boliviana en sus documentos de identidad.

Regularización migratoria

Los nacionales de las Repúblicas de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile que se encuen- tren en territorio boliviano en fecha 11 de abril de 2011 podrían regularizar su situación migratoria obteniendo primero la Permanencia Temporal de 2 años y posteriormente a la Permanencia Defi- nitiva.

El procedimiento previsto se aplicará independientemente de las condiciones migratorias con la que hubiera ingresado el Peticionante al territorio del país de recepción e implicará la exención del pago de multas u otras sanciones administrativas relativas a su situación migratoria.

Los documentos requeridos al solicitante no requieren ser legalizados, siendo suficiente la certifi- cación emitida por el Agente Consular de Origen del peticionante.

Refugiados

Bolivia se ha adherido a compromisos internacionales en materia de Refugio en particular la Con- vención sobre el Estatuto de los Refugiados y el Protocolo de 1967.

Como se mencionó anteriormente los extranjeros reconocidos bajo la condición de refugiados ob- tendrán residencia temporal de un año, renovable por un lapso igual en forma indefinida, hasta que desaparezcan las causas que motivaron el asilo o refugio.