Imprimir

Brasil - Marco normativo que regula la migración internacional

La inmigración hacia Brasil está prevista en el marco del Estatuto del Extranjero (Estatuto do Es- trangeiro), bajo la Ley nº 6.815/80, la cual está reglamentada por el Decreto nº 86.715/80.

Antes de la Constitución Federal, promulgada en 1988, la Ley de Extranjería se elaboró con la in- tención de proteger la seguridad nacional y proteger el mercado laboral para los profesionales brasileños. Según las resoluciones en años recientes del Consejo Nacional de Inmigración (Conselho Nacional de Imigração -CNIg) – junta integrada por representantes de diversos sectores de la Ad- ministración Pública y las Entidades Federativas de Clase – se requiere de una nueva política migratoria para enfrentar las tendencias migratorias actuales dentro del contexto socioeconómico regional y nacional (Informe Nacional de Brasil).

El Proyecto de Nueva Ley de Extranjeros (Nova Lei de Estrangeiros) está en proceso en el Congreso Nacional para su incorporación en el ordenamiento jurídico brasileño. La ley tiene como propósito, entre otras cosas, regularizar las situaciones y los procedimientos que a pesar de no estar ex- presamente previstos en la norma vigente, se han vuelto una práctica común de las autoridades y oficiales de migración del país. El Estado proporcionará las herramientas que permitan la im- plementación documentada de la política de migración con el objetivo de proporcionar una mejor seguridad jurídica a la administración y al público.

Regulación de entrada y estadía de migrantes

La entrada de extranjeros en Brasil depende de la visa obtenida. Las visas se otorgan en el extran- jero a través del Consulado de Brasil en el lugar de expedición, salvo en caso de algún acuerdo internacional sobre exención de visas.

Tipos de visas

1. Tránsito - Aplica a todos los extranjeros que sólo estén de paso por Brasil, y cuyo destino final es otro país, por lo que puede ausentarse de la zona de tránsito aeroportuaria. Permite una sola en- trada en el territorio nacional, y con una estadía máxima de diez (10) días, no prorrogables.

2. Turista - Aplica a todo aquel extranjero que venga a Brasil con la finalidad de visitar o con fines recreativos pero no tiene el fin de inmigrar. La visa permite una estadía máxima de 90 (noventa) días en el territorio nacional, renovable una sola vez, por el mismo período, con una validez de hasta cinco (5) años, dependiendo de la reciprocidad con el país de nacionalidad del solicitante. La visa ofrece la posibilidad de múltiples entradas en el país. La visa no puede transformarse en permanente y a los titulares no se les permite ejercer ninguna actividad remunerada.

3. Temporaria -

I- Viaje cultural o misión de estudios: Aplica a todo extranjero que desee desarrollar ac- tividades de investigación o conferencias de algún tema en específico. La visa tiene una validez de dos (2) años, renovable por períodos iguales, siempre y cuando las condiciones que dieron lugar a la concesión de la visa se mantengan.

II - Viaje de negocios: Aplica a todo profesional que vaya a Brasil con el propósito de negocios, sin la intención de inmigrar. La visa tiene una validez de hasta cinco (5) años, dependiendo de la reciprocidad con el país de nacionalidad del solicitante; sin embargo, sólo permite perma- necer por 90 (noventa) días y puede ser prorrogado una sola vez por igual período.

III - Artistas y Deportistas: La visa puede ser concedida a los artistas y deportistas sin empleo en Brasil, con el propósito de asistir a eventos. La visa tiene validez por un período máximo de noventa (90) días por año y podrá prorrogarse por el mismo período, a través del Departamento de Policía Federal antes de que la visa expire.

IV – Estudiante: La visa puede ser concedida a los estudiantes de cursos regulares (primaria, secundaria, superior, posgrado). La visa tiene una validez de hasta 1 (un) año y podrá ser prorrogada por el mismo período de manera sucesiva durante la duración del curso o de los cursos.

V – Trabajo : La visa está diseñada para aquellos extranjeros que van a Brasil para realizar actividades de trabajo con alguna empresa, con o sin empleo en Brasil. La empresa res- ponsable de la entrada y estancia de extranjeros en Brasil, debe solicitar primero al Minis- terio de Trabajo y Empleo la correspondiente autorización de trabajo. El permiso de trabajo se concederá por un máximo de dos (2) años, con la posibilidad de una única prórroga, siempre que no supere el plazo anterior ni se encuentre en transformación a permanente. Cualquiera de los casos será sujeto a las disposiciones de la legislación vigente.

VI – Periodista: Aplica a todos los corresponsales de periódicos, revistas, radio, televisión o agencia de noticias, pagados por una empresa extranjera. La visa permite una estadía máxima de cuatro (4) años y podrá ser prorrogada por igual período, a través de la previa solicitud ante el Ministerio de Justicia, y antes de su vencimiento.

VII - Misión religiosa: La visa está diseñada para aquellos que viajan a Brasil con poderes de un ministro de la religión o pertenecen a un instituto de vida consagrada, congregación u orden religiosa. La visa tiene una validez de un máximo de un (1) año, podrá ser extendida por el mismo período mediante una previa solicitud ante el Ministerio de Justicia, antes de la expiración del período de estadía original. La visa da la posibilidad de transformarse en permanente mediante aplicación al Ministerio de Justicia.

4. Permanente: Una visa de residente permanente está destinada a los extranjeros que deseen establecerse en Brasil de una manera definitiva. La visa es otorgada por la jurisdicción consular brasileña en el país de origen o de nacionalidad de los que buscan instalarse en Brasil, bajo los términos de la Ley N º 6.815/80, así como las Resoluciones del Consejo Nacional de Inmigración (Resoluções do Conselho Nacional de Imigração, CNIg).

5. Cortesía: Se le otorgará a los empleados domésticos de los jefes de misiones diplomáticas, funcionarios diplomáticos y consulares acreditados ante el gobierno de Brasil, así como de las au- toridades extranjeras, y a los respectivos dependientes de los titulares de visa oficial o diplomático (conviviente, cónyuge o hijos).

6. Oficial: Se le otorgará a los empleados de las organizaciones internacionales, embajadas y con- sulados, que están en misión oficial en Brasil y no tienen estatuto diplomático, así como a los respectivos cónyuges e hijos menores de dieciocho (18) años. Permite una estadía de hasta dos (2) años, o por la duración de la misión, respetando el principio de reciprocidad.

7. Diplomática: Está destinado a todos los diplomáticos, funcionarios de la embajada que man- tengan un estatuto diplomático, los jefes de las oficinas de las organizaciones internacionales, así como sus cónyuges e hijos menores de dieciocho (18) años.

Ajuste migratorio

Los titulares de visa Diplomática, Oficial, Temporal V (con contrato de trabajo) y Temporal VII (mi- sión religiosa) pueden solicitar el cambio de estatus a permanente. Además, los titulares de visas diplomáticas y oficiales podrán obtener el cambio a Temporal I (viaje cultural o misión de estudio), IV (estudiante), V (trabajo) y VI (periodista).

Concesión de la residencia permanente en Brasil

En sentido estricto, sólo puede solicitar la residencia permanente el extranjero que se encuentre en situación migratoria regular en Brasil. Difiere de la normativa de estadía regular sólo en los ca- sos en que se protege al extranjero por el manto de inexpulsabilidad (siendo progenitor o cónyuge de un brasileño).2
La estadía en Brasil podría ser concedida en base a las disposiciones de la Ley N ° 6.815/80 y las Resoluciones Normativas del Consejo Nacional de Inmigración (CNIg), las cuales establecen los criterios para la concesión de residencia permanente en Brasil.

Aparte del Estatuto de los Extranjeros y las Resoluciones del CNIg, algunos acuerdos internacio- nales firmados por Brasil ya vigentes, permiten la concesión de residencia permanente en Brasil. Estos instrumentos, en su mayor parte, regulan la concesión de la estadía a través del cambio previo de residencia temporal a permanente. Ellos son:

Acuerdo sobre Residencia para Nacionales de los Estados Partes del MERCOSUR y Asociados Los países signatarios del Acuerdo son Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile. Establece la concesión de residencia a los nacionales del Mercosur3 que deseen establecer su residencia en otro Estado miembro o bloque asociado, mediante dos formas:

a. si reside en el extranjero: deberá solicitar a través de las autoridades consulares del país en el que desea residir para la emisión de una visa permanente, que se dará en el extran- jero antes de entrar en el territorio del otro Estado.

b. si ya en el país donde desea residir: debe solicitar la residencia temporal, válida por dos años, con las autoridades de inmigración del país de residencia. A partir de (90) días antes del vencimiento de los dos años de residencia temporal, los beneficiados del Acuerdo po- drán solicitar la conversión de ésta a la residencia permanente.

En Brasil, las solicitudes deben hacerse por medio de la Unidad de la Policía Federal más cercana a la residencia de la persona, y la conversión de residencia temporal a la permanente será decidida por el Departamento de Relaciones Exteriores.

Acuerdo sobre la Concesión de Permanencia a Titulares de Visas Temporarias o Turísticas entre Brasil y Argentina

Permite la concesión de permanencia al nacional argentino portador de cualquier visa, o incluso, en situación migratoria irregular en Brasil.

Los interesados deberán presentar la solicitud a la Unidad del Departamento de la Policía Federal más cercana a su residencia. Después de la instrucción, la solicitud será enviada a la Secretaría de Relaciones Exteriores para su consideración y decisión.

Adquisición de la nacionalidad

En relación a la concesión de la ciudadanía en base a la legislación brasileña, cabe señalar que pro- viene de un largo recorrido histórico que se inició en la Constitución de 1824, todavía en la época de la monarquía. En las constituciones posteriores de 1924 y hasta en la actual, promulgada en 1988, hubo varios cambios en la materia. El más importante fue con la Reforma Constitucional de 1969, la cual modificó la Constitución de 1967 en donde surgió la Ley nº 6815 de 1980, que prevalece hasta nuestros días. La ley regula los procedimientos para la concesión, la adquisición y pérdida de la nacionalidad brasileña.

La nacionalidad de una persona puede ser de origen o adquirida. La primera resulta por nacimien- to y la segunda por la modificación o adquisición de otra nacionalidad.

Nacionalidad originaria

Brasil adopta el sistema mixto de atribución de la nacionalidad original, bajo los criterios de jus soli y jus sanguinis, siendo así considerados los brasileños nativos aquellos individuos que: a) nacidos en la República Federativa del Brasil, aunque de padres extranjeros, siempre que los padres no se encuentran en el servicio de su país; b) los nacidos en el extranjero, de padre brasileño o madre brasileña, siempre que cualquiera de ellos estén al servicio de la República Federativa del Brasil; c) los nacidos en el extranjero de padre brasileño o madre brasileña, siempre y cuando estén registrados en la asignación de la jurisdicción brasileña o que residen en la República Federativa de Brasil y optan, en cualquier momento después de alcanzar la edad adulta, por la nacionalidad brasileña.

Nacionalidad secundaria o adquirida

Se considera nacionalidad secundaria o adquirida todo individuo que manifieste su voluntad en tornarse ciudadano de determinado Estado y no por nacimiento.

La adquisición de la nacionalidad de forma secundaria puede ocurrir a través de la naturalización, que en Brasil se puede solicitar cuando el individuo sea titular de un registro permanente en el territorio brasileño y al mismo tiempo cumpla con los siguientes requisitos de la Ley.

a) Adquieran la nacionalidad brasileña los extranjeros procedentes de países de lengua portuguesa demostrando residencia ininterrumpida durante un año e integridad moral;

b) Adquieran la nacionalidad brasileña los extranjeros de cualquier nacionalidad, residentes en la República Federativa del Brasil por más de quince años ininterrumpidos y sin condena penal.

Tipos de naturalización:

1) Común u ordinaria: se podrá conceder a los extranjeros residentes en Brasil durante cuatro años, siempre que cumpla con los requisitos de capacidad civil, de acuerdo con la ley brasileña. También tendrán que estar registrados en Brasil con residencia permanente y continua por un período mínimo de cuatro años inmediatamente anteriores al momento de la solicitud para la na- turalización. Al mismo tiempo, el extranjero deberá saber leer y escribir en portugués, ejercer una profesión o la posesión de activos suficientes para sustentar a si mismo y a su familia, sin tener al- guna denuncia, acusación o condena en Brasil o en el extranjero por un delito grave que a menudo requeriría pena mínima de prisión.

2) Extraordinaria: Destinada a todo extranjero que reside en Brasil desde hace más de quince años consecutivos y tiene interés en adquirir la nacionalidad brasileña. El individuo también deberá cumplir con los requisitos del registro permanente y sin ningún registro penal.

3) Provisional: Este tipo de naturalización está destinado a los extranjeros temporales admitidos a Brasil durante los primeros cinco (5) años y que se hayan establecido definitivamente en el territo- rio nacional. En el caso de menores de edad, al momento de adquirir la edad legal de adulto, que en Brasil corresponde a los dieciocho (18) años, podrán – a través de su representante legal – solicitar la naturalización provisional o la naturalización permanente.

Regularización migratoria

Brasil ha adoptado medidas de carácter esencialmente humanitarias con el propósito de facilitar el movimiento de personas y la integración en la sociedad brasileña.

Amnistía

Debido a que miles de extranjeros se encuentran en situación migratoria irregular en Brasil, otra medida es la regularización de la estadía de las personas en estado irregular – por medio de la comúnmente llamada “amnistía” con el más alto carácter humanitario.

Las últimas tres amnistías concedidas a los extranjeros se llevaron a cabo bajo el marco del actual Estatuto del Extranjero. Entre 1981 y 1984, aproximadamente 27.000 inmigrantes irregulares fue- ron registrados en la Policía Federal, bajo la condición de “temporal” a fin de obtener la residencia permanente.

Posteriormente, el 2 de diciembre de 1988, se dispuso el registro provisional de extranjeros irre- gulares3 en el territorio nacional, y a pesar de su escasa divulgación, vinieron a establecerse unos
37.000 extranjeros.

Finalmente, en 1998 el Congreso promulgó una nueva amnistía para los extranjeros irregulares. La ley llevó a cabo los mismos parámetros utilizados por la Ley de 1988. A pesar del impacto razona- ble y su difusión, incluso a través de la publicidad institucional en medios impresos, en radio y tele- visión, sólo alcanzó cerca de 39.000 extranjeros. A muchos otros, especialmente los pertenecientes a familias de bajos niveles socioeconómicos, se les dificultó el pago de las altas tasas establecidas y terminaron permaneciendo con un estatus irregular.

Para corregir algunas de estas deficiencias, se propuso una nueva ley. Conocida popularmente como “Amnistía”, la ley permitió la concesión de la residencia en Brasil a los extranjeros irregu- lares que ingresaron al país hasta el 01 de febrero de 2009. El procedimiento de la “Amnistía” era conceder sin demora por medio del Departamento de Policía Federal, un protocolo que garantizara la regularidad de la estadía del solicitante para la entrega de la cédula de identidad para extranje- ros (Carteira de identidade de Estrangeiros – CIE), la cual tiene una validez que corresponde a dos años de residencia temporal.

La medida tomada regularizó a más de 45.000 inmigrantes y los principales beneficiarios fueron personas provenientes de Bolivia, China, Perú, Paraguay y Corea.

A partir de los datos obtenidos por la “Amnistía”, fue posible definir el perfil de los inmigrantes irregulares, que en su mayoría son hombres y mujeres entre 19 y 30 años de edad.

La nueva ley también ofrece el cambio de residencias temporales por las permanentes concedidas bajo el amparo de la nueva ley.

Haitianos

La inmigración de haitianos a Brasil se incrementó tras el terremoto del 12 de enero de 2010. Se estima que unos 3.000 haitianos ingresaron a Brasil en 2011, la mayoría de los cuales se encuentra en los estados de Acre y Amazonas.

Se les podrá conceder a los haitianos que busquen refugio en Brasil la estadía regular hasta que se tome la decisión final sobre su solicitud para poder ser contemplados en las medidas de apoyo gubernamental, pero su condición de refugiado no es reconocida para personas desplazadas por desastres naturales. Para este grupo, el gobierno de Brasil decidió que las solicitudes que no cum- plan con los requisitos para el reconocimiento de refugiado pueden ser consideradas como pedidos de residencia con carácter humanitario.

Refugiados

El refugiado en Brasil tendrá derecho, en concordancia con la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, a una cédula de identidad que compruebe su condición jurídica, así como documentos de trabajo y documentos de viaje. La persona en condición de refugiado estará sujeta a los deberes del extranjero en Brasil, teniendo así la obligación de acatar las leyes, reglamentos y medidas adoptadas para mantener el orden público.