Imprimir

Chile - Marco normativo que regula la migración internacional

En Chile, las cuestiones migratorias son reguladas por un conjunto de normas relativas a extran- jería y migración; la Constitución Política de Chile; Ley No. 1.094 de 1975 establece las reglas para los extranjeros en Chile. El Decreto Supremo No. 597 de 1984; Reglamentario del D.L. 1094; el Decreto Supremo No. 5142 de 1960, que establece el texto de las leyes sobre naturalización de los extranjeros. Respecto a su implementación, el sistema nacional a cargo del proceso de inmigra- ción está compuesto de varios agentes gubernamentales que interactúan bajo la coordinación del Ministerio del Interior a través de su Departamento de Extranjería y Migración.

En la actualidad uno de los aspectos destacados en el plano de las políticas migratorias, ha sido el proceso de discusión y elaboración de las bases de la “Nueva Política Migratoria”, que considera la formulación de una “Nueva Ley sobre Migraciones” que tendría un formato de “ley marco”, que buscaría otorgar un adecuado tratamiento a los derechos humanos de los migrantes, una nueva institucionalidad migratoria y la proyección del trabajo hacia el desarrollo regional.

Esta iniciativa de ley, explicitaría los nuevos tipos de residencia en el país, una nueva institucio- nalidad con la conformación del Consejo de Política Migratoria, la vinculación con los nacionales residentes en el exterior y los procedimientos para el reconocimiento de títulos obtenidos en el exterior. De igual modo, se procurara abordar la realidad de la migración en las zonas de frontera y la incorporación en igualdad de condiciones con los trabajadores nacionales a los migrantes que desempeñen actividades laborales en el país.

Regulación de entrada y estadía de migrantes

De acuerdo a la legislación vigente, los ciudadanos extranjeros pueden ingresar a Chile en calidad de turista y residente.

Los turistas pueden permanecer en el país por un plazo no mayor a 90 días, prorrogables hasta por 90 días más y, excepcionalmente, por motivos de fuerza mayor, prorrogable una vez más por el tiempo estrictamente necesario. No permite desarrollar actividades remuneradas, salvo auto- rización especial.

Los tipos de residencia temporal establecidos en la legislación migratoria son:

n Sujeta a Contrato

n Temporaria (Texto no Oficial)

n Estudiante

n Refugiado

n Oficial

n Tripulantes

Tienen calidad de residentes aquellos extranjeros que ingresan a Chile dotados de una visa de residencia temporal. Podrán permanecer en el país en dicha calidad por el tiempo de validez del respectivo visado que hayan adquirido en ruta a obtener el estatus permanente. Pueden o no de- sarrollar actividades remuneradas dependiendo del tipo de permiso de residencia del que son titulares.

Los titulares de un permiso de residencia temporal, cumplidos determinados requisitos y plazos, podrán optar a un permiso de permanencia definitiva, que es el permiso concedido a los extranje- ros para radicarse indefinidamente en el país y desarrollar cualquier clase de actividad, sin otras limitaciones que las que establezcan las disposiciones legales y reglamentarias. Este permiso es otorgado por el Ministerio del Interior y requiere de uno o dos años de residencia en Chile, según el tipo de visado.

Cambio de calidad de turista por la de residente

Los extranjeros que ingresan a Chile en calidad de turista pueden solicitar el cambio a la calidad migratoria de residente, en particular los siguientes grupos:

n Personas que tengan vínculos familiares (cónyuge, hijos y ascendientes) directos con chi- lenos o con extranjeros que tienen permiso de residencia en Chile;

n Profesionales con título profesional legalizado y contratación;

n Personas en misión oficial o invocando la condición de refugiados.

Adquisición de la nacionalidad

El Artículo 10 de la Constitución Política de la República de Chile, dicta las fuentes de nacionalidad. Establece que ésta se determina por el lugar de nacimiento en territorio chileno (jus solis) con ex- cepción de los hijos de extranjeros que se encuentren en Chile al servicio de su Gobierno y los hijos de extranjeros transeúntes.

La nacionalidad chilena también se determina por derecho de sangre (jus sanguinis) a los hijos nacidos en territorio extranjero de padre o madre chilenos4.

Además, la nacionalidad chilena se puede obtener por decreto del Presidente de la República a través de una carta de nacionalización. Para obtener la nacionalización por decreto a través de una carta es necesario 1) ser mayor de 21 años; 2) haber residido de manera continua en el territorio chileno por más de cinco años; y 3) poseer permiso de permanencia definitiva.

Finalmente, la nacionalidad chilena por ley o por gracia es el beneficio de nacionalidad otorgado por el Congreso a aquellos extranjeros que han realizado reconocidos servicios a la República.

Regularización migratoria

Durante los últimos 20 años se establecieron algunas instancias para la regularización de per- sonas en situación migratoria irregular o con solicitud de visa pendiente. El último proceso de regularización se desarrolló entre octubre de 2007 y febrero de 2008. Para ello, se requería haber ingresado al país antes del 21 de octubre de 2007.

Refugiados

En 2010, la República de Chile adoptó la denominada “Ley de Protección al Refugiado” Ley Nº 20.430, estableciendo la normativa integral para regular la protección de las personas refugiadas en Chile. Asimismo, contempla las obligaciones internacionales contenidas en la “Convención so- bre el Estatuto de los Refugiados de 1951” y el “Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967”. La legislación establece además el procedimiento administrativo para la solicitud del reco- nocimiento de la condición de refugiado, las causales de exclusión, cesación y pérdida del recono- cimiento, y los organismos competentes para determinar este reconocimiento.

La Ley comentada, establece los principios fundamentales de protección que se aplican al refugio, donde destacan los principios de no devolución, confidencialidad, excepcionalidad de la expulsión, no sanción por ingreso o residencia irregular, no discriminación, unidad de la familia o reunifica- ción familiar, interés superior del niño y gratuidad.

Una vez presentada la solicitud para el reconocimiento de la condición de refugiado, la autoridad competente extenderá al peticionario y a los miembros de su familia que lo acompañen, una visa de residente temporario, por un plazo de ocho meses, prorrogables por la misma duración, en la forma que determine el reglamento.

Las personas a quienes se les haya reconocido la condición de refugiado y sus familias, tendrán derecho a que se les otorgue un permiso de residencia permanente, que les permita gozar de to- dos los derechos que se les reconocen por las leyes nacionales y las Convenciones Internacionales sobre esta materia. La caducidad o revocación de dicho permiso no comporta el cese del estatuto de refugiado, el cual subsistirá mientras se mantengan las condiciones que le dieron origen.