Imprimir

Mexico - Marco normativo que regula la migración internacional

En México, las normas en materia de migración y extranjería se fundamentan en los siguientes instrumentos y sus varias modificaciones: Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1917), la Ley de Migración (2011) y su Reglamento (2012), y la Ley de Nacionalidad (1998) y su Reglamento (2009). La Ley General de Población (LGP, 1974) y su Reglamento (2000), seguirán formando parte de la reglamentación en materia de migración, específicamente en lo referente a la emigración y retorno de migrantes mexicanos. Los artículos de la LGP que regulan la inmigración dejarán de estar vigentes a partir del 9 de noviembre cuando entre en vigor el Reglamento de la Ley de Migración (promulgado el 28 de septiembre de 2012), así como diversos ordenamientos com- plementarios. A partir de esta fecha dejarán de estar vigentes diversos manuales, lineamientos y circulares internas del INM que serán modificados por el nuevo marco normativo. Además de las leyes específica en materia migratoria, existen otras leyes y reglamentos que complementan los instrumentos anteriores (INM, 2010).

Regulación de entrada y estadía de migrantes

La LGP de 1974 y su Reglamento establecían diversas calidades y características migratorias en las cuales clasificaba a los extranjeros que visitaban o se establecían en México (SICREMI, 2011). La regulación de la entrada y estancia autorizada en México cambia de manera sustancial con la En la Ley de Migración 2011 se establecen tres grandes categorías con base en el tiempo y el ob- jetivo de la estancia en el país del extranjero: visitante, residente temporal y residente permanente (Artículos 52 al 57).

En la Ley de Migración 2011 y su Reglamento 2012 los visitantes se dividen en: a) visitante sin permiso para realizar actividades remuneradas (turismo, negocios, convenciones, actividades culturales u otras) por no más de 180 días; b) visitante con permiso para actividades remuneradas, por no más de 180 días; c) los visitantes regionales son nacionales o residentes de países vecinos con permiso de entrar y salir en las regiones fronterizas y con permiso de permanecer por una estancia no mayor a tres días; d) los trabajadores fronterizos son nacionales de los países vecinos con permiso de estancia de hasta por un año en un estado y entrar y salir de él; e) visitante por razones humanitarias, que incluye a víctimas o testigos de delitos cometidos en territorio nacional, solicitantes de asilo u otros, hasta tanto termine el proceso del que participan; y f) visitantes con fines de adopción.

Los residentes temporales son extranjeros que podrán permanecer en el país por hasta cuatro años, obtener permiso para trabajar a cambio de una remuneración sujeto a una oferta de empleo, entrar y salir del país y traer a sus familias. Los estudiantes podrán obtener un permiso de trabajo remunerado sujeto a una oferta de empleo y permanecer en el país mientras asistan a clase, hagan investigación o sigan un entrenamiento.

Los residentes permanentes podrán estar indefinidamente en el país con autorización para activi- dades remuneradas. Los extranjeros podrán adquirir esta condición migratoria si pertenecen a al- gunos de los siguientes grupos: asilado político, con reconocimiento de la condición de refugiado o que se beneficie de una protección complementaria o apátrida; por unidad familiar con mexicanos o residente permanente; jubilados o pensionados; o por tener cuatro años de residencia temporal en México.

Adquisición de la nacionalidad

Según la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos la nacionalidad mexicana se ad- quiere por nacimiento o por naturalización. En la legislación mexicana se aplican los principios de ius soli y ius sanguini para la adquisición de la nacionalidad por nacimiento - estableciendo que son mexicanos por nacimiento - aquellos que nazcan en territorio de la República, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres; los que nazcan en el extranjero, hijos de padre o madre mexicanos nacidos en territorio nacional o mexicanos por naturalización, y los que nazcan a bordo de embar- caciones o aeronaves mexicanas, sean de guerra o mercantes.

Son mexicanos por naturalización los extranjeros que obtengan de la Secretaría de Relaciones Ex- teriores Carta de Naturalización y hayan cumplido con los requisitos de residencia, servicios des- tacados o matrimonio. Ningún mexicano por nacimiento podrá ser privado de su nacionalidad. La nacionalidad mexicana por naturalización se pierde, por adquisición voluntaria de una nacionalidad extranjera, por usar un pasaporte extranjero, o por aceptar o usar títulos nobiliarios que impliquen sumisión a un estado extranjero, y por residir durante cinco años continuos en el extranjero. La Ley de Nacionalidad (1998) reconoce la posibilidad de adquisición de otras nacionalidades para los mexicanos por nacimiento, aunque deberán renunciar de manera expresa a cualquier otra nacio- nalidad que les sea atribuida para obtener certificado de nacionalidad mexicana cuando pretendan acceder al ejercicio de algún cargo o función para el que se requiera ser mexicano por nacimiento.

Regularización migratoria

Desde el año 2000, el INM ha establecido facilidades para la regularización migratoria de extran- jeros, en su mayoría centroamericanos. Estas facilidades se han materializado en programas que permiten la regularización migratoria del extranjero mediante el cumplimiento de alguno de los criterios establecidos, entre los que destacan la existencia de vínculo familiar directo con nacional mexicano o extranjero residente legalmente en el país, tener una oferta de empleo lícito y honesto, o asimilación.

Se han publicado oficialmente y ejecutado seis programas de regularización migratoria: 2000, 2001, 2004, 2005-2006, 2007 y 2008-2011. A través del último programa los beneficiarios de la regularización obtuvieron la calidad de inmigrante (INM, 2010). En total, durante la vigencia de los diferentes programas de regularización, se han regularizado más 31.000 extranjeros que residían en el país de manera irregular.

La Ley de Migración de 2011, en sus artículos 132-134, otorga el derecho permanente a la re- gularización migratoria a los extranjeros con propósitos de reunificación familiar, si cuentan con oferta de empleo en la República Mexicana, o si la irregularidad ocurrió por extravío o pérdida de su documentación previa, o si ésta está vencida o es diferente a la requerida originalmente para la condición de su estancia en México.

Refugiados

El 26 de enero de 2011 se promulgó la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria, que prevé los principios establecidos en la Convención de 1951.

En esta materia, le compete a la Secretaría de Gobernación (SEGOB), a través de la Comisión Mexi- cana de Ayuda a Refugiados (COMAR), el reconocimiento de la condición de refugiado. La ley vigen- te establece que cuando un solicitante no reúne los requisitos para ser reconocido como refugiado, la Secretaría de Gobernación deberá, en cada caso, evaluar si el extranjero requiere protección complementaria para no ser devuelto al territorio de otro país en donde su vida peligre, o en donde existan razones fundadas para creer que estaría en peligro de ser sometido a tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Con esta Ley, los refugiados dejan de estar en la calidad migratoria de No-Inmigrantes y pasan directamente a ser residentes permanentes.