Imprimir

Grandes tendencias

El rasgo migratorio más característico de la región es el gran número de emigrados. En efecto, según estimaciones de comienzos del año 2000 y que se puede suponer permanecen estables en términos relativos, los inmigrantes representaban 1% de la población regional, mientras que los emigrantes, 4% de ella. Es decir, por cada inmigrante, había cuatro emigrados. Y aunque geográficamente los destinos de los emigrantes se han ampliado y diversificado, Argentina, Costa Rica y Venezuela se han mantenido como destinos tradicionales dentro de la región de América Latina y el Caribe, al mismo tiempo que otros países se han convertido en emisores, receptores y de tránsito, combinadamente (Martínez, 2008).