Imprimir

El Salvador - Delitos vinculados con la migración

El capítulo único del  título XIX- Delitos contra la Humanidad del Código Penal salvadoreño, proporciona el marco normativo sobre los delitos vinculados a la migración. 

Tráfico Ilegal de personas 

La Ley establece la pena privativa de libertad de cuatro a ocho años a la persona que por sí o por medio de otra u otras, en contravención a la Ley, intentare introducir o introduzca extranjeros al territorio nacional, los albergue, transporte o guíe, con el propósito de evadir los controles migratorios del país u otros países. En igual sanción incurrieren las personas que con documentación falsa o fraudulenta trataren de hacer o hicieren salir del país a salvadoreños o ciudadanos de cualquier otra nacionalidad; o los que utilizaren documentación auténtica, cuyo titular es otra persona.

Este tipo penal se agrava si como consecuencia de este delito los sujetos pasivos sufren privaciones de libertad en el extranjero, son víctimas de delitos de cualquier orden o fallezcan por causas violentas, o de naturaleza culposa. Si esto ocurre,  la pena se incrementará en las dos terceras partes. 

Trata de personas 

El Salvador es país de origen, tránsito y destino de mujeres y niños sujetos a la trata de personas para prostitución y trabajo forzoso. La mayoría de las víctimas son mujeres y niñas salvadoreñas de las zonas rurales que son forzadas a la explotación sexual con fines comerciales en zonas urbanas. Algunos adultos y menores son sometidos a trabajo forzoso como trabajadores agrícolas y domésticos. La mayoría de las víctimas extranjeras son mujeres y niños de países vecinos, como Honduras, Nicaragua y República Dominicana, que emigran a El Salvador en respuesta a ofertas de empleo, pero posteriormente se ven forzados a la prostitución o a la servidumbre doméstica. Los tratantes utilizan documentos fraudulentos para facilitar el desplazamiento de víctimas extranjeras. Se documentan salvadoreños sometidos a la prostitución forzada en Guatemala, México, Belice, Estados Unidos, España e Italia.

Al igual que en el tráfico de personas, la trata de personas se encuentra tipificada en el Código Penal y establece pena privativa de libertad de cuatro a ocho años a aquel que por sí o como miembro de una organización nacional o internacional y con el propósito de obtener un beneficio económico reclute, transporte, traslade, acoja o recepte personas, dentro o fuera del territorio nacional, para ejecutar cualquier actividad de explotación sexual, mantenerlas en trabajos o servicios forzados, en prácticas análogas a la esclavitud, o para extracción de órganos, adopciones fraudulentas o celebración de matrimonios a la fuerza.