Imprimir

México - Regulación de entrada y estadía de migrantes

La Ley General de Población en su Artículo 41 contempla la internación de extranjeros en calidad de no inmigrante  e inmigrante. Asimismo, establece la calidad de inmigrado para extranjeros que hayan tenido la calidad de inmigrante por cinco años (Artículo 53 al 56).

La calidad de no inmigrante se le otorga al extranjero que con permiso de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) se interna en México temporalmente (desde 3 días para los visitantes locales hasta un año, renovable, según la característica migratoria), dentro de alguna de las siguientes características: turista, transmigrante, visitante, ministro de culto o asociado religioso, asilado político, estudiante, visitante distinguido, visitantes locales, visitante provisional y corresponsal.

Dentro de estas características migratorias existen facilidades especiales para la frontera sur mexicana acorde a la vida transfronteriza que domina en la región, reguladas por circulares específicas, estas son: la Forma Migratoria de Visitante Local (FMVL) que es válida por cinco  años y la Forma Migratoria de Trabajador Fronterizo (FMTF), valida por un año, pero que requiere de menos requisitos para su obtención respecto a otros visitantes con actividad de trabajo autorizada.

Por su parte, la calidad de inmigrante aplica para el extranjero que tiene el propósito de radicarse en México y cumple los supuestos de la LGP y su reglamento, hasta que obtiene la calidad de inmigrado o se naturaliza mexicano. La calidad de inmigrante posee vigencia de un año y es renovable hasta por cinco años. Los extranjeros pueden ser inmigrantes en alguna de las siguientes características migratorias: rentista, inversionista, profesional, cargo de confianza (en empresas o instituciones establecidas en la República), científico, técnico, familiar (cónyuge o pariente consanguíneo), artista, deportista, y asimilado

Si a un inmigrante se le vence su temporalidad de cinco años y no solicita en los plazos señalados por el reglamento su calidad de inmigrando, o esta no se le concede, se le cancelará su documentación migratoria y deberá salir del país en el plazo que le señale la Secretaría de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Migración. La calidad de inmigrado es permanente y autoriza al extranjero a dedicarse a cualquier actividad lícita y honesta, y se puede perder si la persona permanece más de tres años consecutivos en el exterior.

La autoridad migratoria podrá negar a los extranjeros la entrada al país o el cambio de calidad o característica migratoria cuando: no exista reciprocidad internacional; lo exija el equilibrio demográfico nacional; se estime lesivo para los intereses económicos de los nacionales; hayan infringido las leyes nacionales o tengan malos antecedentes en el extranjero; hayan infringido la Ley General de Población, su reglamento u otras disposiciones administrativas aplicables en la materia, o no cumplan con los requisitos establecidos en ellas; no se encuentren física o mentalmente sanos a juicio de la autoridad sanitaria; o lo prevean otras disposiciones legales.

Considérese que estas calidades y características migratorias para la entrada y legal estancia de extranjeros en México, vigentes en junio de 2011, cambian de manera sustancial con la nueva Ley de Migración de 2011, al quedar en tres grandes categorías que tienen como base el tiempo y objetivo de estancia: visitante, residente temporal y residente permanente (Artículos 52 al 57). No obstante, el nuevo régimen migratorio no será efectivo hasta que sea emitido el Reglamento de la Ley, quedando temporalmente vigentes las calidades antes descritas de no inmigrante, inmigrante e inmigrado de acuerdo con la LGP y su Reglamento.

En la Ley de 2011, los visitantes se dividen en: a) visitante sin permiso para realizar actividades remuneradas (turismo, negocios, convenciones, actividades culturales u otras), b) visitante con permiso para actividades remuneradas, ambos por no  más de 180 días; c) visitante regional por una estancia mayor a tres días; d) trabajador fronterizo hasta por un año; d) visitante por razones humanitarias, que incluye a víctimas o testigos de delitos cometidos en territorio nacional, solicitantes de asilo u otros, hasta tanto termine el proceso  del que participan y e) visitantes con fines de adopción. Los residentes temporales no podrán estar en esta condición más de cuatro años, excepto los estudiantes; podrán obtener permiso para trabajar a cambio de una remuneración sujeto a una oferta de empleo. Los residentes permanentes podrán estar indefinidamente en el país con autorización para actividades remuneradas, los extranjeros podrán adquirir esta condición migratoria si cumplen algunos de los siguientes supuestos: asilo político, reconocimiento de la condición de refugiado, protección complementaria o apátrida; por unidad familiar con mexicanos o residente permanente; jubilados o pensionados; por sistema de puntos o por tener cuatro años de residencia temporal.