Imprimir

Resumen introductorio

El crecimiento económico de los países de las Américas en general fue sostenible a lo largo de 2011-2013, a niveles algo más bajos que en el año de recuperación de 2010, después de la crisis económica de 2008-2009. En efecto, las tasas de crecimiento para los países de América Latina y el Caribe durante este periodo fueron en promedio de 4%, casi el doble de lo observado en los Estados Unidos y Canadá.

En este contexto, la migración internacional tomando en cuenta tanto los movimientos permanentes como los temporales (véase el Recuadro 1), aumentó en un promedio de 5% por año en general a lo largo del periodo 2011-2013, pero 17% por año para los países de América Latina y el Caribe (Cuadro 1). Siguiendo esta tasa de crecimiento, el nivel de los flujos de inmigración en estos países se duplicaría en aproximadamente cuatro años.

Recuadro 1. Inmigración permanente y temporal

Para los fines de esta publicación, el inmigrante temporal es una persona de nacionalidad extranjera que ingresa a un país con una visa o recibe un permiso ya sea renovable o no renovable de forma limitada. Los inmigrantes temporales son trabajadores de temporada, estudiantes internacionales, proveedores de servicios, personas que participan en un intercambio internacional, etc. El inmigrante permanente, por otra parte, es una persona que ingresa con el derecho de residencia permanente o con una visa o permiso que sea renovable indefinidamente. Como inmigrantes permanentes se incluye generalmente a inmigrantes por matrimonio, familiares de residentes permanentes, refugiados, algunos migrantes laborales, etc. Según las definiciones empleadas en esta publicación se excluye generalmente de estos dos grupos a turistas, diplomáticos, visitantes de negocios y los miembros de tripulación de transportes.

La mayoría de los países también permite la posibilidad de cambiar de estatus, es decir, las personas que ingresan como inmigrantes temporales podrían obtener el derecho de residencia permanente o un permiso renovable indefinidamente, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones. El cambio de estatus es generalmente una situación excepcional, es decir, no es el camino principal hacia el permiso de residencia permanente. Sin embargo, existen regímenes migratorios (véase más adelante) que  ofrecen a casi todas las personas que ingresan con ciertos permisos temporales la posibilidad de conseguir el estatus permanente después de un número mínimo de años de residencia en el país.

Según la definición presentada aquí, una persona con permiso temporal no es necesariamente inmigrante temporal, si el permiso es renovable indefinidamente y por lo tanto ubica al migrante en lo que se puede llamar una “trayectoria” de migración permanente. Para fines estadísticos, las personas que ingresan a un país en trayectoria de migración permanente son considerados inmigrantes permanentes el año en que ingresan, y no el año en que reciben el derecho a la residencia permanente. A los inmigrantes temporales que cambian su estatus, sin embargo, se les cuenta doble, una vez cuando ingresan como inmigrantes temporales y una segunda vez cuando cambian su estatus a permanente. Aunque esto pueda parecer doble conteo, se considera similar a una situación en que un inmigrante temporal regresa al país de origen y vuelve a migrar como inmigrante permanente. En dicho caso el inmigrante estaría siendo contabilizado   por separado en cada ocasión.

La perspectiva anterior sobre la inmigración está basada en los derechos de residencia otorgados por el país de destino. Otras definiciones comúnmente empleadas en otras partes están basadas en la duración del permiso, independientemente de los derechos de residencia, y distinguen, por ejemplo, entre los inmigrantes de largo plazo (más de un año) y los inmigrantes de corto plazo (menos de un año). Aunque pueda ser más fácil implementar dichas definiciones en la práctica, ellas tienden a confundir a los inmigrantes que por lo general regresan a sus países de origen (estudiantes internacionales) con otros que tienden a quedarse en el país de destino (inmigrantes por matrimonio), si ambos grupos reciben permisos de duración similar, lo cual a veces sucede. Esta confusión no es necesariamente una desventaja para propósitos de contabilidad demográfica, pero tiende a producir estadísticas menos vinculadas a los cometidos de la política migratoria, para la cual la diferencia entre los derechos de residencia permanente y temporal es fundamental.

Las estadísticas nacionales empleadas para producir las cifras de flujos migratorios en el Cuadro 1 han sido “armonizadas”, lo cual fue necesario para asegurar que respetan, en la medida de lo posible, la diferencia mencionada anteriormente entre la migración permanente y temporal.

En algunos de los países que aparecen en esta publicación, en particular Chile, Colombia y República Dominicana, casi todos los inmigrantes reciben permisos temporales al ingresar y se les permite a muchos, sino a todos, solicitar la residencia permanente luego de un cierto número de años de residencia en el país. Sin embargo, el porcentaje de inmigrantes que permanecen en el país tiende a ser relativamente bajo. Por ejemplo, para Chile en 2010, unas 64 mil personas recibieron permisos temporales; sin embargo, dos años después, cuando casi todos fueron elegibles para solicitar y recibir la residencia permanente, sólo 27 mil lo hicieron. Por lo tanto parece inadecuado considerar a todos los inmigrantes que ingresan de esa forma como inmigrantes permanentes. Debido a que en general no es posible para dichos países distinguir entre inmigrantes permanentes y temporales sobre la base del permiso otorgado en el momento de ingresar, se considera en este informe que los permisos de entrada de duración limitada para estos países cubren tanto a los inmigrantes permanentes como a los temporales.

Cuadro 1. Inmigración internacional en las Américas, permanente y temporal, 2008-2013

País de inmigración 2008 2009 2010 2011 2012 2013 Inmigración en 2013 por cada 1000 personas en la población Cambio anual promedio(%) 2010-2013
Argentina Permanente 81000 96300 96100 129300 126700 139300 3.360014800858 13.173093287205
Argentina Temporal 144400 117700 82100 129900 164800 139400 3.3636580741233 19.314608311893
Barbados Permanente 200 300 300 400 400 1300 4.489818861455 56.097947317977
Barbados Temporal 10400 7700 6000 6600 6900 12000 42.164949902334 25.929182336277
Belice Permanente 800 700 800 1400 na na 4.3063108637916 17.480541734624
Belize Temporal 2900 na na na na na na na
Bolivia Permanente 700 1100 1000 900 1300 3800 0.35741060049479 55.212551769453
Bolivia Temporal 8900 15100 17500 20300 26100 18400 1.7288589849314 1.8108128856526
Brasil Permanente 12600 12700 18000 15500 34400 24400 0.12172971486474 10.614222540416
Brazil Temporal 51800 51000 64500 87600 101100 103500 0.5165851745535 17.054877916753
Canadá Permanente 247200 252200 280700 248800 257900 259000 7.360501924523 -2.6507850781999
Canada Temporal 308000 295800 299300 315400 339600 344200 9.783210045767 4.7713652043
Chile Permanente y Temporal 68400 57100 63900 76300 100100 132100 7.4994999917138 27.394164797984
Colombia Permanente y Temporal 10700 13000 15100 20900 23700 29800 0.61753171291274 25.6143782241
Costa Rica Permanente 8900 10500 8400 8900 10600 16500 3.3876103564616 25.280127853757
Costa Rica Temporal 4400 5500 5500 7400 6400 6900 1.4125134488439 7.9549218414015
República Dominicana Permanente y Temporal 4800 6300 5700 3400 3700 4200 0.40821775894314 -9.3162416750616
Ecuador Permanente na na na 3200 9200 14900 0.94402815932364 113.97262327947
Ecuador Temporal na na na 7900 10900 15200 0.9674747764597 38.749723060121
El Salvador Permanente 600 400 300 400 600 1600 0.24540829410638 69.239416800924
El Salvador Temporal 1900 1600 2000 1400 700 2800 0.43782353755741 11.270866600148
Guatemala Permanente 1100 1500 600 1700 1400 1400 0.087728354741659 28.738242907775
Guatemala Temporal 2100 3600 800 2500 2200 2300 0.14649406915593 40.272407049413
Jamaica Permanente y Temporal 13800 5900 4800 4800 8900 9100 3.2526452213595 23.889078090533
México Permanente 15900 23900 26200 21500 18200 60700 0.4962626458425 32.361337088856
Mexico Temporal 33900 32500 38800 41100 39400 33900 0.27682772737907 -4.444001293738
Panamá Permanente na na 2400 3700 5100 4000 1.0302341770678 17.712856399716
Panama Temporal na na 3200 2600 4500 1800 0.45650165494789 -17.628874008108
Paraguay Permanente 5400 4300 5600 6600 9800 5600 0.81663615000526 0.018008284199844
Paraguay Temporal 600 400 300 400 3400 900 0.13613052653553 45.118501788883
Perú Permanente 600 700 700 1200 1400 na 0 41.865070838534
Peru Temporal 800 1100 600 900 600 na 0 -0.85107930705312
Estados Unidos Permanente 1107100 1130800 1042600 1062000 1031600 990600 3.0949876081515 -1.6932826372705
United States Temporal 1467700 1263900 1357400 1452800 1510600 1630600 5.0947550450098 6.3039873361771
Uruguay Permanente y Temporal 4000 3800 2200 1100 2400 3700 1.1 19
Todos los países (con datos completos) Inmigración total 3616400 3415100 3445600 3667900 3832800 3977700 4.4406489971619 4.9229630370349
---- Menos Canadá y Estados Unidos Inmigración total 486300 472300 465700 588800 693000 753500 1.3967485993588 17

Como se señaló en la edición 2012 de este informe (OEA/OECD 2012), es difícil establecer vínculos estrechos entre los factores económicos agregados de empuje y atracción y el nivel de migración internacional en muchos países de las Américas. Los flujos migratorios en muchos países son generalmente muy bajos comparados con lo observado en la mayoría de los países de la OCDE y pueden verse afectados por movimientos relacionados con conflictos civiles, una catástrofe natural (Haití) u otras causas idiosincráticas. Aun así los factores económicos sin duda operan a nivel regional, en donde existen mercados laborales transfronterizos. Además, la liberalización de los movimientos en el contexto de los acuerdos regionales de integración (Mercosur, Comunidad Andina, SICA y CARICOM)  ha contribuido en años recientes a los movimientos regionales.

La migración permanente a los Estados Unidos y Canadá disminuyó en cierta medida en el periodo 2010-2013, pero fue compensada por un aumento de un 6% en la migración temporal. Sin embargo, la migración permanente a estos países tiende a ser bastante estable porque está sujeta a límites numéricos o a niveles para ciertos grupos objetivo, aunque podría de todas formas aumentar o disminuir como consecuencia de un aumento disminución de por ejemplo, el número de refugiados reasentados o reconocidos, el cual no es predecible. La migración temporal, por otro lado, tiende a responder mayormente a factores económicos, ya que gran parte de ella tiende a ser migración laboral y los migrantes laborales tienden a reubicarse principalmente en respuesta a la demanda de los empleadores, lo cual varía según el ciclo económico.

Muchos países de las Américas experimentaron un aumento promedio de doble dígito tanto en la migración permanente como en la temporal a lo largo del periodo 2009-2012, aunque en muchos casos partiendo de niveles muy bajos.[1]  El nivel de migración autorizada ha aumentado en general por más de 60% entre 2010 y 2013, después de dos años de poco cambio. En términos numéricos, la mayoría de dicho incremento fue registrado en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, pero muchos países más pequeños, entre ellos Barbados, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Jamaica, Paraguay y Uruguay registraron altas tasas de crecimiento anual a lo largo del periodo, con frecuencia superior al  25%.

Los niveles de inmigración autorizada permanecen bajos en la mayoría de los países, con frecuencia muy por debajo de las tasas registradas, por ejemplo, en los Estados Unidos (más de 8 personas por cada mil de la población) y Canadá (17 personas por cada mil de la población). Barbados por contraste evidenció muy altos niveles de inmigración en cualquier escala, con casi 48 personas por cada mil de la población. La mayoría correspondió a migración temporal y un 80% se dividió casi equitativamente entre estudiantes internacionales y trabajadores con permisos de trabajo de corto plazo.

Barbados, Belice, Costa Rica y Argentina tienen niveles de migración permanente más altos que los de Estados Unidos en proporción a sus poblaciones (Gráfico 1) pero, con la excepción de Barbados, están a la zaga con respecto a la migración temporal. Se puede decir que dichos países junto con Chile han ingresado en la corriente principal de los países de inmigración. Al otro extremo están Brasil, Perú, El Salvador y Guatemala, que tienen por lo general tasas de inmigración bajas relativas a sus poblaciones.

Gráfico 1. Niveles de inmigración en 2013 por cada mil habitantes residentes en el país 

 

El análisis de la inmigración según el estatus permanente o temporal varía considerablemente de un país a otro, con México, Paraguay, Panamá y Costa Rica en particular presentando mayor migración permanente en años recientes y la mayoría de los demás países un equilibrio  entre los dos tipos de migración o niveles más bajos de migración permanente que de temporal. En general la migración temporal tiende a estar relacionada con el trabajo o el estudio, mientras que la migración permanente frecuentemente se ve dominada por la migración familiar, lo cual comprende  la familia que acompaña a los trabajadores, la reunificación familiar de migrantes ya establecidos y los migrantes por matrimonio. La migración laboral en el caso de la migración permanente juega un rol menor pero importante, dependiendo de la medida en que el país de destino estimule dicha forma de migración.

El gran incremento en el total de la migración observada en los países de América Latina y el Caribe es una evolución destacable y es evidente  tanto para la migración permanente como la temporal. Lo que sigue siendo incierto es si esto representa un nuevo patrón en la migración general de la región o se trata simplemente de un  redireccionamiento de los movimientos irregulares hacia canales legales a medida que se brinda mayor atención a la gestión migratoria. Los movimientos migratorios presentados en este informe están basados en las estadísticas oficiales de migración autorizada y ofrecen un cuadro parcial de los movimientos totales, especialmente si el grado de migración irregular es grande.

Hay algunas indicaciones de que este es el caso. Algunos indicadores estadísticos presentan valores  numéricos para ciertos países sugiriendo que muchos inmigrantes son incorporados en los censos nacionales a la población nacida en el extranjero sin  haber sido formalmente identificados como inmigrantes permanentes en las estadísticas de entrada. Esto sólo puede suceder si la migración irregular es alta y/o si hay muchas personas nacidas en el extranjero registradas  como  nacionales que  han “regresado” (Véase Anexo 1). A modo de ejemplo, las recientes regularizaciones en Argentina y Panamá representaron de una cuarta parte a un tercio de la población nacida en el extranjero lo cual disminuye  la tasa anual de entradas.

La mayoría de los migrantes que han sido regularizados en América Latina han provenido ya sea de países vecinos o de otros países de la región. La existencia de un lenguaje común y la relativa facilidad de los movimientos transfronterizos en muchos países sin duda han contribuido a este fenómeno. Las estadísticas de migración para América Latina presentadas en esta publicación probablemente subestiman el grado de migración internacional en general y de migración regional en particular para muchos países. Conforme mejore la gestión de los movimientos migratorios en los países, las estadísticas oficiales de migración probablemente sigan el mismo camino mejorando su cobertura.

Los migrantes internacionales autorizados  en América Latina y el Caribe, como los migrantes no autorizados, provienen mayoritariamente desde dentro de la región (Gráfico 2). En 2010 el porcentaje de inmigrantes regulares que provienen de otros países de las Américas fue de aproximadamente 73%;  aumentando a 78% para el 2013. Brasil, Canadá y los Estados Unidos son los únicos países de la región cuyos inmigrantes recientes provienen  sobre todo de afuera del hemisferio. En 2013, el mayor porcentaje de inmigrantes provenientes del Hemisferio Occidental se registró en  países con altos niveles de inmigración como Argentina, Costa Rica y Chile (superando cada uno de ellos el 90%) y en menor grado Barbados (81%).

Por lo tanto podría parecer que la creciente inmigración en los países de América Latina y el Caribe se debe esencialmente a la migración intraregional. Con la mayor integración económica relacionada a los varios acuerdos regionales de integración se producen mayores movimientos migratorios, gran parte de naturaleza regional (ver el análisis que sigue a la composición de las poblaciones inmigrantes en los países del hemisferio). La creciente importancia de la migración intrarregional, sin embargo, no está reduciendo el nivel de inmigración proveniente de afuera de las Américas, al menos en términos absolutos. Este último continuó en aumento a lo largo del periodo 2010-2013, pero en menor medida (12%) que la inmigración de otros países de las Américas, la cual avanzó en un 46%.

Gráfico 2. Migrantes internacionales de otros países de las Américas, por país de destino, 2013

¿Tienden los altos niveles de migración regional a ser de carácter permanente, o son movimientos de estudiantes o trabajadores que toman trabajos temporales en un país de destino vecino y regresan después a casa  con sus  ahorros o títulos académicos obtenidos? Según la experiencia de libre movimiento en la Unión Europea, existen ambas estrategias; muchos trabajadores regresan a sus hogares después de tener un trabajo temporal en el país de destino y otros se quedan de forma permanente. Aunque los movimientos dentro de las Américas no siempre pueden ser caracterizados como movimientos de libre circulación[2], un cuadro similar se mantiene con variaciones de un país a otro.

Un 46% de los inmigrantes de países de América Latina y el Caribe fueron permanentes (Gráfico 3), es decir, dichos inmigrantes recibieron un permiso permanente o renovable indefinidamente, o bien ingresaron con un estatus que no les permitía permanecer indefinidamente pero luego obtuvieron el derecho de hacerlo. Por contraste, dicho fue el caso para sólo un 39% de los inmigrantes de afuera de las Américas, a pesar de las frecuentemente mayores distancias involucradas en la migración, un fenómeno que tiende a estar asociado con el asentamiento en el país de destino.

En Brasil, Ecuador, Estados Unidos y especialmente Costa Rica, los migrantes de las Américas tienden con más frecuencia a ser permanentes más que temporales. En otros países, sin embargo, es poca la diferencia de la migración permanente entre estos dos grupos, ya sea países con bajo porcentaje de migrantes permanentes como porcentaje de todos los migrantes (Barbados o Bolivia) o países con alto porcentaje como Paraguay y Perú. Finalmente, para Canadá, los inmigrantes de afuera de las Américas tienden a ingresar como inmigrantes permanentes más que los provenientes de dentro del hemisferio, sin duda debido a los programas de migración laboral temporal que existen en Canadá para los migrantes del hemisferio.

Gráfico 3. Migrantes permanentes como porcentaje de todos los migrantes, por origen, 2012-2013



[1] Los análisis de inmigración en este informe están basados en las estadísticas de migración legal. Hay indicaciones de que para muchos países esto representa una fracción del total de los movimientos migratorios. Véase Anexo 1 sobre este tema.   

[2] « Libre asentamiento » sería un mejor término, ya que los controles fronterizos no han sido eliminados entre los países vecinos.