Imprimir

La migración internacional por motivo

Las personas migran por razones diversas, entre ellas por trabajo, la realización de un contrato de negocios, contraer matrimonio, acompañar a un familiar que se muda para trabajar o estudiar en otro país, escapar de la persecución, etc. Al mismo tiempo, los países de destino otorgan, con más o menos flexibilidad o libertad, visas y permisos que les permiten a las personas ingresar a un país para realizar sus actividades previstas. En algunos casos la entrada podría no ser autorizada, en cuyo caso el migrante podría intentar especificar otra razón de migrar que le permitiese la entrada al país más fácilmente. Es bien sabido por ejemplo, que en décadas recientes la opción del asilo se ha usado con frecuencia por personas que buscan escapar de la pobreza, encontrar empleo o huir de zonas de guerra, razones que, estrictamente, no cumplen con la definición de persecución especificada en la Convención de Ginebra. Igualmente, las personas pueden entrar como turistas o visitantes de negocios o trabajadores temporales, y cambiar a otro estatus después de su llegada o incluso permanecer más tiempo que la estancia permitida en sus permisos o visas.

Aunque el motivo especificado en la visa o permiso pueda no necesariamente corresponder a la verdadera intención del inmigrante, es la que generalmente se usa en las estadísticas y constituye el objeto de políticas nacionales de migración que buscan influir en la naturaleza y composición de la migración.

Las estadísticas recolectadas por los países de destino de las Américas a veces incluyen información sobre el tipo de visa o permiso otorgado a los migrantes internacionales. El Gráfico 4 resume la distribución de los motivos más comunes por los que se emitieron los permisos o visas, para aquellos países que fue posible categorizar para un año reciente (2013).

Lo primero a tener en cuenta es la creciente importancia en algunos países de los permisos otorgados sobre la base de acuerdos internacionales, en particular el Mercosur. La falta de dichos permisos para otros países en el gráfico no quiere decir necesariamente que no hubo entradas bajo acuerdos internacionales, sino que los datos no han sido categorizados principalmente de esta forma. Es obvio, por ejemplo, que ha habido movimientos entre Canadá, México y los Estados Unidos bajo NAFTA, pero dichos movimientos aparecen como razones de migración por “trabajo” y aquellos de familiares acompañantes como razones de migración por “familia” en vez de migración en el contexto de acuerdos internacionales.

Gráfico 4. Migración internacional por tipo, permanentes y temporales, 2013

De la misma forma, en algunos países que han firmado acuerdos de integración permitiendo el derecho de libre asentamiento, los estudiantes internacionales pueden no aparecer como migrantes con un permiso de “estudios” sino como sujetos a un acuerdo internacional. Eventualmente, conforme los regímenes migratorios se dirigen cada vez más hacia la libre circulación o asentamiento, las visas o permisos podrían desaparecer por completo, haciendo incluso más difícil la tarea estadística de medir la escala y el tipo de movimientos. Esto ha sucedido, por ejemplo, en ciertos países de la Unión Europea, en donde con frecuencia no se requieren visas ni permisos para los ciudadanos de los países miembros[1]. En algunos países en el Gráfico 4, los niveles de migración familiar parecen ser demasiado bajos, probablemente porque los migrantes familiares acompañantes están recibiendo el mismo tipo de visa o permiso que el solicitante principal  y no están siendo identificados como familiares por separado. Otros países pueden no seguir este tipo de práctica; para estos, los niveles de migración familiar parecen ser más significativos.

Por todas estas razones y sin duda otras también, es difícil interpretar las estadísticas presentadas en el Gráfico 4 desde un punto de vista comparativo.

En Argentina y Bolivia, la mayoría de los migrantes internacionales ingresan bajo acuerdos internacionales, la mayoría de ellos sin duda por razones relacionadas con el trabajo. En Brasil, relativamente pocos migrantes del Mercosur reciben permisos en el sistema formal de permisos laborales, aunque muchos aparecen en el registro de la policía federal como migrantes Mercosur. Cabe recordar que en muchos países de América Latina que han realizado programas de regularización, la gran mayoría de los migrantes regularizados provienen de otros países de las Américas. La creación de permisos formales de residencia del Mercosur es una manifestación concreta de los regímenes de migración más liberales que están apareciendo bajo este acuerdo de integración. Al mismo tiempo, sin embargo, alguna información se pierde, en particular aquella sobre el motivo de  migrar, donde  la migración laboral, familiar y por estudios es frecuentemente confundida en el mismo rubro.

La distribución de los motivos de migración  observados para los países en el lado derecho del Gráfico 4, especialmente Canadá y Estados Unidos, ofrece un punto de referencia útil para saber qué esperar de los países sin regímenes de libre asentamiento o libre circulación. El régimen de migración permanente de los Estados Unidos, como es bien sabido, enfatiza la migración de las personas con familia en Estados Unidos y es en la OCDE el régimen migratorio más fuertemente orientado hacia la familia.  El régimen permanente canadiense es, en ciertos aspectos, mas “típico” y también, mucho más importante en escala, ya que admite unas dos y media veces más inmigrantes permanentes por persona que Estados Unidos. Gran parte del resto de la migración en Canadá consiste de migrantes laborales y sus familias. En efecto, se puede decir que la migración laboral y por estudios son las únicas partes flexibles de un régimen migratorio, con la migración de la familia inmediata y la migración humanitaria siendo en gran medida no discrecional ya que están sujetas a tratados internacionales y de derechos humanos generalmente reconocidos.[2]

Cuando se toma en cuenta tanto la migración temporal como la permanente, el régimen canadiense consiste de 27% migración familiar, 19% migración por estudios y 47% migración laboral. La migración hacia Brasil, por contraste, consiste de 6% migración familiar, 30% bajo acuerdos internacionales, 9% por estudios y 50% migración laboral directa. Relativo a otros tipos de migración, los niveles de migración familiar en Brasil parecen ser bastante bajos. Sin embargo, una mayor proporción de migración laboral en Brasil es temporal (97%) comparado con Canadá (77%) siendo además que los migrantes temporales tienden a ingresar con sus familias menos frecuentemente  que los migrantes permanentes.

La situación en Argentina puede bien reflejar lo que se puede esperar en cada vez más países de América Latina con la liberalización de movimientos en la región, ya que tres cuartos de toda la migración, tanto permanente como temporal, sucede bajo acuerdos internacionales.



[1] En otros países, los migrantes de libre circulación pueden ser identificados y contabilizados debido a un requisito de registrarse o de llevar un permiso nominal , que se concede automáticamente a las personas elegibles.

[2] El derecho de los inmigrantes permanentes de vivir con sus familias, contraer matrimonio y adoptar a quienes ellos deseen.