Imprimir

Adquisición de la nacionalidad

La adquisición por un inmigrante de la nacionalidad del país en donde él/ella reside con frecuencia puede ser una indicación de la intención de establecerse  por siempre. Debido a que la naturalización está sujeta a condiciones, entre ellas generalmente un periodo mínimo de residencia en el país y con frecuencia el conocimiento del idioma del país, las personas que adquieren la nacionalidad de su país de residencia invierten una cierta cantidad de tiempo, esfuerzo y  recursos financieros en el país de adopción. Esto obviamente no elimina la posibilidad de mantener vínculos o transferir fondos a familiares en el país de origen, pero debido a las ventajas de la naturalización, efectivamente reduce el incentivo de retornar. Los estudios han demostrado, por ejemplo, que la naturalización suele tener un impacto positivo sobre la inserción del inmigrante en el mercado laboral, inclusive después de tomar en cuenta características asociadas a la adquisición de nacionalidad, como el nivel de logro educativo o la presencia de la familia (OCDE 2011).

Tener la nacionalidad del país de residencia también puede servir como una especie de seguro que garantiza los derechos de residencia del portador, en caso que  él/ella deseara regresar al país de origen por un periodo de tiempo y mantener asegurado su derecho a reingresar. Sin embargo, las facilidadades para el acceso a la ciudadanía en países como Australia y Canadá no ha resultado en mayores tasas de retorno a los países de origen de los inmigrantes, lo que sugiere que con frecuencia ellos tienen estrategias de inmigración permanente. Este es aún más el caso si los inmigrantes llegan con sus familias, lo cual tanto Australia como Canadá estimulan.

Las tasas de naturalización de los países de las Américas tienden a ser bajas en relación a los niveles de inmigración permanente (Cuadro 4). Las estadísticas para Canadá y Estados Unidos, antiguos países de inmigración, ofrecen un punto de referencia útil en este aspecto. Para ambos, la proporción de las adquisiciones con respecto a los niveles de inmigración permanente se ubica próximo a 0,7. Debido a que un cierto número de inmigrantes permanentes no permanece en el país de destino, la actual tasa de naturalización con seguridad es incluso más alta. En Canadá, por ejemplo, 86% de las personas nacidas en el extranjero tienen ciudadanía canadiense (SC 2013). 

Cuadro 4. Evolución reciente de la adquisición de nacionalidad y su relación con la inmigración permanente, 2007-2013

País 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 Porcentaje de cambio 2011-2013 / 2008-2010 Relación entre adquisiciones y flujos permanentes 2000-2013
Barbados 880 790 1110 990 970 730 2150 1.3321799307958 2.729859571323
Belice 1610 1550 760 500 1050 na na 1.1209964412811 1.3693237504084
Bolivia na 1230 1380 1260 1160 1630 1750 1.1731266149871 0.93085585585586
Brasil 350 1120 1060 2120 1120 1190 1590 0.90697674418605 0.10315111703684
Canadá 199880 176580 156360 143680 181420 113150 129010 0.8887163778272 0.70273011506476
Colombia 140 140 60 110 130 80 80 0.93548387096774 0.30059120108515
Costa Rica 1810 2190 2360 3350 3380 na na 1.2835443037975 0.15876658300466
República Dominicana 770 630 910 1190 na na 340 na 0.27172312223859
Ecuador na na na na 650 1310 2080 na 0.14740656685823
El Salvador 40 60 60 80 60 50 10 0.6 0.084287200832466
Guatemala 440 470 510 550 120 160 180 0.30065359477124 0.25758957654723
México na 4470 3490 2150 2630 3590 3580 0.96933728981207 0.26031940865625
Paraguay 20 20 10 10 10 30 na 1.5 0.0053424679059097
Perú 750 940 1020 920 1220 1130 730 1.0694444444444 1.5116734447959
Estados Unidos 660480 1046540 743720 619910 694190 757430 779930 0.92588904517109 0.66393229622733
Promedio de todos los países               0.97794777334576 0.62945945667545

 

Para la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, la relación estadística es generalmente menor a 0,3. En muchos de estos países existe una inmigración relativamente sencilla a países vecinos en el contexto de los acuerdos regionales de integración, de manera que puede no haber un incentivo importante para obtener la nacionalidad del país de destino. Se observa un comportamiento similar con los nacionales de países de la Unión Europea que emigran a otros países de la Unión (OCDE 2011).

Hay tres excepciones a las bajas tasas de naturalización observadas en los países de América Latina y el Caribe, las cuales son Barbados, Belice y Perú, pero esto puede tener que ver más con diferencias en lo que se registra como adquisición de nacionalidad que con diferencias legales. En Barbados y Perú, las estadísticas incluyen personas nacidas en el extranjero de padres nacionales de estos países, y quienes en el caso de Perú, adquieren la nacionalidad peruana de los padres en la mayoría de edad siempre que residan en este país. La alta proporción observada en Belice podría ser un reflejo del impacto de la migración de otros países centroamericanos, lo cual no siempre ha sucedido a través de canales formales. De esa forma, las adquisiciones de la nacionalidad incluyen a personas que podrían no estar incluidas en las estadísticas de inmigración presentadas aquí.

El Cuadro 4 también muestra la incidencia de las adquisiciones en el periodo 2011-2013 comparado con los tres años anteriores. En promedio se observa poco cambio, aunque parece haber una tendencia creciente en algunos países, entre ellos Bolivia y Costa Rica, que imita el aumento en los niveles de inmigración permanente en esos países.

Aunque se pueda pensar que la liberalización de los movimientos en la región actúa para desincentivar la adquisición de la nacionalidad del país de residencia, la distribución de las adquisiciones  está dominada por inmigrantes de  países de las Américas (Gráfico 6). Solamente en Canadá, Ecuador, Estados Unidos y Colombia las adquisiciones de nacionalidad son menos de la mitad para los inmigrantes provenientes  de las Américas. Para estos países las adquisiciones realizadas por inmigrantes asiáticos y europeos producen la diferencia observada.

Gráfico 6. Adquisición de nacionalidad por continente de nacionalidad anterior, 2000-2013