Imprimir

Las remesas a América Latina y el Caribe en 2013

Durante 2013, el monto total de remesas recibido en América Latina y el Caribe (ALC) no presentó cambios con relación al año anterior, con lo que su tasa de variación anual fue prácticamente nula a nivel regional. Tras la caída de estos flujos en 2009 provocada por la crisis financiera internacional, los flujos de remesas a ALC mostraron una leve recuperación en 2010-2011, para luego estabilizarse a partir de 2011. En 2013, el ingreso de remesas del exterior a la región alcanzó US$61.251 millones. Este total refleja las variaciones positivas en tasas de crecimiento de remesas hacia Centroamérica y el Caribe, compensado por tasas negativas para México y los países de Sudamérica.

Gráfico 8: Remesas a América Latina y el Caribe, 2001-2013

En los años previos a la crisis financiera internacional el ingreso de remesas del conjunto de países de ALC alcanzó tasas promedio de crecimiento anuales de 17%. Sin embargo, la crisis económica de 2008-2009 provocó un cambio importante en las tendencias observadas hasta entonces[1]: primero, hubo una fuerte caída de las remesas en 2009 de más de -10%; que fue seguida por un modesto incremento de 6% en 2011, ingresos que más adelante terminaron por estancarse a nivel regional. La estabilización de estos flujos agregados oculta tendencias divergentes significativas entre países y subregiones, como se verá más adelante en este análisis.

La evolución del ingreso de remesas del conjunto de países de ALC en 2013 fue desigual a lo largo del año, registrando caídas interanuales en la primera mitad del año y tasas positivas en el segundo semestre. Dado que el ingreso de remesas a los países de la región tiene un comportamiento heterogéneo en virtud de los flujos migratorios y las condiciones económicas de los migrantes de cada país, es necesario realizar un análisis más profundo por subregiones. Así, para efectos de este análisis la región de ALC se subdivide en cuatro: México, Centroamérica, Caribe y Sudamérica.

Gráfico 9: Remesas a América Latina y el Caribe, 2006-2013, según zona o país de destino

Fuente: FOMIN-BID

Las remesas que recibe México provienen prácticamente en su totalidad de Estados Unidos. Por ello, la crisis económica que afectó a ese país en 2008-2009 provocó una importante caída de remesas enviadas a México. Posteriormente, se observó un breve periodo de recuperación con ciertos altibajos temporales asociados a movimientos del tipo de cambio peso/dólar. No obstante en 2012, y especialmente durante la segunda mitad de ese año, el ingreso de remesas presentó una tasa de crecimiento anual negativa, tendencia que persistió en los primeros siete meses de 2013. Así, en el primer y segundo trimestres de dicho año las remesas mostraron caídas interanuales de  -10,5% y -9,1%, respectivamente, mientras que en el tercer y cuarto trimestres las correspondientes variaciones anuales fueron positivas en 2,5% y 3,0%. Este crecimiento fue insuficiente para revertir las caídas del primer semestre, por lo que la tasa de crecimiento de todo el año fue de -3,8%.

Gráfico 10. Variación porcentual anual de las remesas a América Latina y el Caribe 2007-2013

Fuente: FOMIN-BID

Los países de Centroamérica, que fueron los primeros en mostrar señales de recuperación en los flujos de remesas recibidos después de la crisis financiera internacional, continúan experimentando un crecimiento a tasas superiores que las demás subregiones. En 2013, Centroamérica registró tasas de crecimiento anuales similares a las observadas en años anteriores, alcanzando un crecimiento interanual de 5,4%. Cabe destacar que esta subregión solamente mostró una caída de -9% durante 2009, pero posteriormente retomó tasas de crecimiento anuales similares a las vistas antes de la crisis y que prevalecieron incluso en el último año. Así, en 2013 el ingreso total de remesas de ese conjunto de países superó los niveles máximos alcanzados incluso antes de la crisis. Este incremento refleja los aumentos en las remesas recibidas durante 2013 en países como Honduras y Guatemala, los cuales experimentaron tasas de crecimiento anuales correspondientes de 7,8% y 6,7%.

En los países del Caribe, después de verse afectados por la crisis, se observó una recuperación acelerada de los flujos de remesas recibidos, ocasionada por los envíos extraordinarios a Haití como respuesta al terremoto de 2010. En 2012, el monto total de remesas que recibió dicha región mostró tasas de crecimiento anuales prácticamente nulas. Durante 2013, esta subregión tuvo un crecimiento anual del 3%. Del conjunto de países de esta subregión, República Dominicana lideró el crecimiento, con un alza anual del 5,5 %, mientras que los demás países de esta subregión incluidos en este análisis crecieron solamente entre 1,3% y 1,6% durante el año.

Las remesas recibidas por los países de Sudamérica han mostrado una lenta recuperación después de la crisis y además han presentado una mayor variabilidad en sus tasas de crecimiento que el resto de las subregiones, lo cual en parte responde a la diversidad del origen de estos flujos. Las remesas que llegan a esta subregión provienen de Estados Unidos; Europa, principalmente España; así como de algunos países asiáticos (principalmente Japón para los casos de Brasil y Perú) y países de la región de ALC (por ejemplo, Argentina y Brasil para Bolivia y Venezuela para Colombia). La profundidad de la crisis financiera internacional y posterior grado de recuperación de estos países, en especial de Estados Unidos y España, influyen en la cantidad de remesas enviadas a los distintos países de Sudamérica.

No obstante lo anterior, en 2013 el comportamiento general del ingreso de remesas en Sudamérica en su conjunto fue parecido al de México y el Caribe, al registrar caídas durante la primera mitad del año y alzas en la segunda mitad, dejando  una tasa anual de crecimiento para esta subregión de -1,5%,  influida principalmente por las disminuciones en las remesas que recibió Brasil, tendencia que ya se había observado desde hace varios años.

Las remesas recibidas por los países andinos también mostraron una recuperación posterior a la crisis. Sin embargo, esta tendencia se revirtió debido a la difícil situación económica que persiste en España, presentando para 2013 un crecimiento anual ligeramente positivo de 0,4%.

 


[1] Maldonado, R., Bajuk, N., Hayem, M. “Las remesas a América Latina y el Caribe durante 2011: recuperando el crecimiento”. Fondo Multilateral de Inversiones, Banco Interamericano de Desarrollo. Washington D.C., 2012.